Provincia
Actualizado: 12 sep 2018 / 10:08 h.
  • El consejero de Agricultura, en el centro, con los agricultores y ganaderos que han recibido las ayudas. / El Correo
    El consejero de Agricultura, en el centro, con los agricultores y ganaderos que han recibido las ayudas. / El Correo

Inyección de dinero para el sector agrícola y ganadero de la provincia de Sevilla. El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, entregó ayer en Sevilla las resoluciones de ayudas para la modernización de explotaciones en la provincia por un importe de 12,51 millones de euros que, sumados a la inversión que asume el sector privado, van a permitir un apoyo económico global de 23,37 millones de euros. En total serán 412 proyectos los que se beneficiarán de estas mejoras, el 17,36 por ciento de los que reciben incentivos en Andalucía.

Según informó ayer la administración autonómica en un comunicado, las explotaciones agrícolas con policultivos (leñosos, herbáceos y/o hortícolas) representan el 35 por ciento de los proyectos aprobados, lo que supone más de una tercera parte del total. Le sigue el olivar con el 22 por ciento de explotaciones y una inversión global de 5,5 millones de euros, de los que 2,6 millones son de ayudas públicas. Por su parte, los cultivos herbáceos extensivos (cereales y girasol, entre otros) acaparan el 20 por ciento de los proyectos, mientras que las explotaciones ganaderas suponen el 8 por ciento.

El objetivo de estos incentivos es apoyar la adquisición de maquinaria como tractores, remolques, sembradoras, abonadoras o aperos de labranza, además de equipos de tratamiento fitosanitario y para la recolección de aceituna.

En el sector ganadero, por su parte, destacan las inversiones para comederos y bebederos, además de la construcción de equipos de ordeño para ganado vacuno y ovino-caprino y tanques frigoríficos para leche.

Población rural

Todas estas actuaciones están enmarcadas en el Programa de Desarrollo Rural 2014/2020, y suponen, para los sectores agrícola y ganadero, poder «mejorar la sostenibilidad y competitividad de sus instalaciones, así como favorecer la permanencia de la actividad agraria y el mantenimiento de la población en el medio rural».

Andalucía es la comunidad que más presupuesto destina a la modernización de explotaciones, aportando un mínimo del 50 por ciento de cada proyecto. Este porcentaje se puede incrementar un 20 por ciento más por cada una de las siguientes circunstancias: jóvenes agricultores y ganaderos, en zonas desfavorecidas o por inversiones colectivas, no pudiendo superar en ningún caso el 90 por ciento el porcentaje de ayuda.

La convocatoria de estos incentivos se distribuye en tres líneas de inversión. La primera es de carácter genérico para explotaciones, la segunda es específica para la modernización de instalaciones de olivar y la tercera, para la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) de la provincia de Cádiz.

Versión impresa y hemeroteca de El Correo