Toros
10.01.2018
Actualizado: 10 ene 2018 / 08:39 h.
  • El torero se dará un baño de multitudes el próximo día 20 en el encierro y la novillada que organiza para sus paisanos en las fiestas de San Sebastián. / El Correo
    El torero se dará un baño de multitudes el próximo día 20 en el encierro y la novillada que organiza para sus paisanos en las fiestas de San Sebastián. / El Correo

La primera será en Jerez. Así lo anunciaba ayer el semanario especializado Aplausos dando carta de naturaleza a los insistentes rumores –aventados por el propio matador– que situaban el arranque de la temporada morantista en la Feria del Caballo. Morante será el eje del cartel de la despedida de Juan José Padilla ante sus paisanos junto a José María Manzanares, torero de la empresa, y los toros de Juan Pedro Domecq. La fecha, eso también parece seguro, será el sábado, día 12 de mayo, en la yema del ciclo jerezano.

Ese compromiso alejaría definitivamente al diestro cigarrero de las galas abrileñas. Pero Morante sí estará en Sevilla en la temporada 2018. Ya firmó el famoso contrato en su propia casa, en la que recibió al empresario Ramón Valencia para escenificar su rúbrica sobre el escritorio que había pertenecido a Joselito El Gallo. Eso sí, habrá que esperar hasta la feria de San Miguel para contemplar su figura recortada en la puerta de cuadrillas del coso del Baratillo. Además lo hará, previsiblemente, en las dos tardes del ciclo septembrino que este año podría estar epilogado por una de las novilladas con picadores incluidas en el abono.

El diestro de La Puebla también habría escogido ya las dos ganaderías que estoqueará en esos dos compromisos: serían las de Juan Pedro Domecq y la de los hermanos Matilla. Parece que una de las premisas irrenunciables para anunciarse en Sevilla es no abrir plaza, además de evitar las cámaras de televisión que sí estarán presentes en abril. En esa tesitura Ramón Valencia podría abrir uno de los festejos otoñales con el doctorado de un novillero –el nombre de Alfonso Cadaval, cercano a la empresa, suena con fuerza– y otro con un torero de mayor antigüedad que Morante como Ferrera, Padilla o... Pepe Luis. De terceros espadas suenan los nombres de Manzanares y Roca Rey.

Hay más datos: Morante no se dejará televisar. Ni en Sevilla ni en ninguna parte. Será una de los condicionantes irrenunciables del diestro cigarrero, que le excluye de ferias y plazas –Valencia, Madrid, Bilbao, Zaragoza– en las que es habitual la presencia de las cámaras de la plataforma Movistar Plus. ¿Qué pasará después de Jerez? Manolo Lozano, flamante apoderado del diestro de La Puebla, ya había asegurado que se tratará de una temporada corta, de no más de 25 festejos. Ya sabíamos que terminaría en Sevilla el 30 de septiembre. Ahora también sabemos que se iniciará en Jerez el 12 de mayo. La intención de Lozano pasaba por unirse a las estrategias de José Tomás que también prepara algunos bolos en 2018. Se pensó en un mano a mano en Jerez que, visto lo visto, no ha podido ser. La guerra del Divino de Galapagar suele ser por su cuenta. Aún queda él por mover ficha.

Versión impresa y hemeroteca de El Correo