miércoles, 19 junio 2019
12:35
, última actualización
Bolsa

Analizar empresas de distribución

13 feb 2019 / 08:45 h - Actualizado: 13 feb 2019 / 08:46 h.

TAGS:

Las cuentas de resultados de este tipo de empresas, sean cadenas de supermercados, moda, electrodomésticos y electrónica de consumo, etc, tienen unas características propias. Entre estas características podemos distinguir los siguientes conceptos: apertura neta de tiendas, tiendas en propiedad y franquiciadas, tiendas comparables y, por último el de superficie de venta.

El primero de ellos, es decir, la apertura neta de tiendas consiste en el número de tiendas que han sido aperturadas por una cadena de distribución en el ejercicio económico menos el número de tiendas que se han cerrado. Así, si

una cadena abre veinte tiendas durante un año y cierra diez, la apertura

neta de tiendas será de diez.

En segundo lugar hay que hacer una distinción entre las tiendas en propiedad y franquiciadas. Ello es así puesto que la expansión de las empresas de distribución puede llevarse a cabo de dos distintas maneras, a saber, aperturando tiendas propias o utilizando el sistema de franquicias. Las tiendas propias tienen mayor margen de beneficios, pero la principal desventaja frente a las franquicias radica en el hecho de que necesitan una mayor inversión inicial. En cuanto a las franquicias su margen de beneficios para la empresa distribuidora es menor pero la inversión inicial para la compañía que otorga las licencias de franquicia es inexistente, ya que es el franquiciado el que se hace cargo de ella.

Normalmente, muchas empresas distribuidoras suelen combinar ambas posibilidades, optando por una expansión más rápida mediante franquicias, con menores márgenes por tienda o una expansión más lenta con mayores márgenes por tienda, si apuestan por tiendas propias. Ello no obstante, hay que tener presente que los menores márgenes por tienda que se obtienen de una franquicia no implican necesariamente un menor crecimiento de los beneficios de la empresa distribuidora, ya que con los recursos que se necesitan para abrir una tienda propia se pueden abrir varias en franquicia. A pesar de requerir menores recursos financieros, la apertura de tiendas por el método de la franquicia requiere una coordinación y una dedicación de recursos humanos por parte de la empresa distribuidora que concede las franquicias, por lo que aunque el número de tiendas de franquiciados que se pueden abrir puede ser superior al de tiendas propias esta expansión tiene también sus límites.

Un tercer concepto a tener en cuenta es el denominado tiendas comparables.

Las grandes cadenas de distribución suelen, por norma general, abrir tiendas nuevas todos los años. Para que se pueda hablar de tiendas comparables y hacer efectiva dicha comparativa ha de tenerse en cuenta las tiendas que han estado abiertas durante al menos los dos últimos ejercicios completos. Para ello, se procederá a la comparación de los ingresos de un año con los del año anterior a fin de conocer cuál ha sido el aumento debido a las mayores ventas de las tiendas ya existentes y cuál el debido a las tiendas de reciente apertura. Así, a modo de ejemplo, un aumento de ingresos del 10% en tiendas comparables en el año 2018 significará que todas aquellas tiendas que estuvieron abiertas durante los trescientos sesenta y cinco días del año 2017 vendieron un 10% más durante el año 2018. Este concepto de tiendas comparables se aplica, además de a los ingresos, a otras variables como margen de beneficios, costes, etc. La evolución de los resultados obtenidos por el concepto de tiendas comparables indica el crecimiento futuro que tendría la cadena de distribución si esta dejara de abrir tiendas, dato muy importante a la hora de valorar la empresa en cuanto a su capacidad de crecimiento en el futuro. Esta información puede ser de gran importancia para el inversor que se halle interesado en invertir en este tipo de empresas ya que tiene que debe conocer que cuando una empresa de este tipo termina su fase de expansión y comienza su fase de madurez es muy probable que el ritmo de crecimiento de sus beneficios se frene, y este punto es muy importante a la hora de establecer la valoración de este tipo de compañías.

El cuarto y ultimo concepto es el denominado superficie de venta que consiste en el volumen total de de metros cuadrados que suman todas las tiendas propiedad de la compañía distribuidora o en régimen de franquicia. Este dígito da al inversor una idea del tamaño de la distribuidora. Asimismo, para comparar la rentabilidad que las distintas empresas distribuidoras obtienen de sus inmuebles suele utilizarse el ratio “ventas por metro cuadrado”.

Una de las características de este tipo de empresas distribuidoras es que, normalmente, no suelen tener deuda en su balance o esta es mínima, ya que la gran mayoría de ellas se financian por medio de sus proveedores. Ello es así puesto que, normalmente, la distribuidora paga a sus proveedores con mucho retraso, de manera que suele suceder que ya ha vendido el producto al cliente final sin que todavía lo haya liquidado al proveedor.

Este hecho hace que muchas empresas distribuidoras, en lugar de deuda tengan una enorme liquidez en la caja, por la que obtienen una remuneración. Así, cuando los tipos de interés suben estas empresas con liquidez obtienen una mayor remuneración por su liquidez. Las distribuidoras suelen utilizan esta liquidez como fuente de financiación en sustitución de los créditos bancarios, emisión de bonos, etc.

Mas información en www.abcbolsa.com


  • 1