martes, 25 junio 2019
23:01
, última actualización

Armonía

Sentada en el sofá de mi salón, escuchando ‘Impromptus’ de Schubert acabo de crear mi propia y deliciosa versión de un oasis de paz mental y felicidad. Mis pensamientos fluyen al ritmo del piano...

María Graciani m_graciani /
03 mar 2018 / 22:51 h - Actualizado: 03 mar 2018 / 22:51 h.
  • Armonía

Reza la leyenda que Orfeo, poeta y músico griego, tenía un talento especial para cantar acompañado de su lira, de tal forma que lograba que se tranquilizaran las fieras más temibles... de ahí viene la expresión: «la música amansa a las fieras» (a lo que yo añadiría «y saca su ángel afuera»). El verdadero talento del insigne músico era crear armonía, habilidad que hoy en día seguiría gozando de aplausos y reconocimiento, porque esa «fiera» que necesita ser amansada suele ser nuestro propio temperamento humano que fatigado, estresado, cansado o tal vez malherido, agradece ser tranquilizado.

Sentada en el sofá de mi salón, escuchando Impromptus de Schubert acabo de crear mi propia y deliciosa versión de un oasis de paz mental y felicidad. Mis pensamientos fluyen al ritmo del piano, es un sonido elegante: por momentos relajado, suave como una caricia; luego alegre y dinámico... Definitivamente, me siento como la definición gráfica de ARMONÍA: estoy practicando el ARte de sentirme MOtivada en mi propia compaÑÍA.

Y tú, ¿armonizas a menudo? Piensa en tu día a día, después de ese simposio empresarial tan sesudo, ese discurso de ventas que no te entra ni con embudo; el malhumor del jefe del que no te libra ni el mejor de los escudos; llevas todo la mañana de pie y empiezas a sentir en la espalda un malestar agudo; llega la hora de comer, para rematar, el filete está crudo... Por fin, llegas a casa y cuando todo el entorno se queda mudo, te encuentras contigo mismo ¿qué sientes? ¿notas ARMONÍA?, en caso afirmativo, ¡enhorabuena! porque el ARte de sentirse MOtivado en tu propia compaÑÍA hace que los problemas queden en la lejanía y tiene la virtud de llenarte de energía, de esta que provoca que mantengas los ojos bien abiertos para no perderte detalle del mejor de los conciertos: tu vida. En caso negativo, amigo, déjame decirte que tu alma necesita un revulsivo, tu ánimo pide ver ya esa ramita de olivo señal inequívoca de paz, de tregua, para sentir como el estrés mengua, porque lo contrario de vivir en ARMONÍA es sobrevivir -que no vivir- sumido en la disonancia, la tensión, la estridencia... Puede que consigas mantener las apariencias (no creas que por mucho tiempo), pero cuando en conciencia sabes y sientes que a tu interior convivencia le sacas constantemente los dientes porque no practicas el ARte de sentirte MOtivado en tu propia compaÑÍA, al quedarte solo no sabes disfrutar sino que te sientes como un anciano lleno de manías y al mirarte al espejo ves a un extraño... Necesitas urgentemente dejar atrás todas esas disonancias que merman las ganancias de tu actitud (pues de seguir así, el nivel de tus preocupaciones desbordaría cualquier estancia), so pena de sufrir el peor de los desengaños: perderse a uno mismo.

¡Conviértete en tu propio Orfeo! pues el mayor de los trofeos es sentirse a gusto, relajado y tranquilo con uno mismo, la paz mental no tiene precio (y su valor es incalculable). Carlos Slim, un célebre empresario mexicano y uno de los hombres más ricos del mundo, comenta: «El éxito no es hacer bien o muy bien las cosas y tener el reconocimiento de los demás. No es una opinión exterior, es un estado interior. Es la armonía del alma y de sus emociones, que necesita del amor, la familia, la amistad, la autenticidad, la integridad», este hombre sabe lo que es la ARMONÍA, ese necesario ARte de sentirte MOtivado en tu propia compaÑÍA, y a la luz de sus resultados (posee un patrimonio superior a los 71.700 millones de Dólares), yo diría que practicar la ARMONÍA es sinónimo de beneficio, tal y como dice el señor Slim, el éxito es un estado interior, cuando practicas el ARte de sentirte MOtivado en tu propia compaÑÍA, sientes que tu comportamiento concuerda con tu fuero interno, que tus emociones se corresponden con tus acciones, que te sientes tremendamente a gusto en tu propia piel y que a ti mismo eres fiel, entonces es cuando el éxito interior se traslada al exterior.

La hegemonía de las tensiones se impone a la ARMONÍA de las emociones; de hecho, si buscamos en Google «tensión» encontramos 53.700.000 resultados frente a los 39.700.000 de «armonía», es decir, que hay 14.000.000 más de tensiones que de ARMONÍA. ¿Qué significa esto? que estamos muy lejos de vivir en un mundo perfecto, que hemos normalizado el enfrentamiento, que priman las tensiones al entendimiento y así, desde luego, el cuento no termina con un: «y todos contentos». Nuestro mundo necesita coherencia, equilibrio, decencia, correspondencia entre lo que uno es y uno muestra (cuando no la hay, se termina por acabar en evidencia); para empezar a cambiar la estresante actual tendencia, haz un alarde de humana eficiencia y comienza por ti, comienza por practicar el ARte de sentirte MOtivado en tu propia compaÑÍA, esta pequeña pero necesaria mejoría constituirá la mejor garantía del éxito profesional y humano. Ya lo sabes, está en tus manos.


  • 1