viernes, 21 septiembre 2018
08:58
, última actualización

¡Buenos días!

28 ago 2018 / 22:00 h - Actualizado: 28 ago 2018 / 22:00 h.

Ayer llegó a mis manos, y seguro que a las tuyas también, el whatsapp de una madre realmente indignada y asustada por la situación vivida con sus hijos en Sanlúcar de Barrameda, una de las noches de carreras en la playa. La patética realidad que viven nuestros adolescentes es a lo que esta madre no llegaba a dar crédito cuando casi un millar de jóvenes, en estado de embriaguez, huían despavoridos ante los antidisturbios de la Policía por la ocupación de indebida de la playa, donde se encontraban las gradas. Los equipos de emergencia tuvieron que atender comas etílicos, principalmente a menores de edad. Se contabilizaron casi una veintena de autobuses provenientes de distintos lugares para esta macro quedada que originó la grave situación. Esto no es más que la realidad en grupo de lo que se vive particularmente en las casas con estas nuevas generaciones de jóvenes, que abusan de sus tutores y a los que parece que dar una negativa a algo es incumplir con la función de padres. No vamos a generalizar, por supuesto, pero esto no puede seguir así. ¿Dónde están los principios y la educación? ¿Quiénes se han creído que son estos jovencitos que solo sienten tener derechos y ninguna obligación? ¿A ti tu padre te permitió lo que tú les permites a ellos? Lo siento, pero esto no lo soporto. La culpa de todo es nuestra, de esta maldita sociedad donde todo vale y en la que estos antisistema promulgan un libertinaje que no hace más que llevar a la deriva a la inconsciente juventud. Que pena en las manos que estamos poniendo este mundo. Hazme un favor, sé feliz.


  • 1