domingo, 26 mayo 2019
12:41
, última actualización

CAMBIO: la CAMpana de tu BIO

El CAMBIO no es ni bueno ni malo en sí mismo, lo positivo o lo negativo son nuestras actitudes, el cómo decidimos comportarnos ante esa CAMpana que llama con insistencia a nuestra BIO

María Graciani m_graciani /
18 nov 2017 / 17:43 h - Actualizado: 18 nov 2017 / 22:29 h.
  • CAMBIO: la CAMpana de tu BIO

Estás en tu casa, suena el timbre, ¿qué haces? lo normal es ir a abrir la puerta, con el CAMBIO sucede lo mismo. El CAMBIO funciona como si fuese la CAMpana de tu BIOgrafía, es un toque de atención para que tomes una decisión: abrir la puerta o le dices a tu mente que se haga la muerta e ignore el campanazo... (ten en cuenta que ese algo ignorado, podría volver más tarde para darte un guantazo...).

Recuerda cuando eras niño y estabas en el colegio, de repente sonaba la campana... ¡hora del recreo! a nadie se le ocurría decir: «¡Uf, es que yo, no lo veo!», ten esto en mente cuando el CAMBIO se te presente porque esta singular CAMpana de nuestra BIOgrafía puede ser portadora de tristezas o alegrías, en cualquier caso, es un aviso para que le des una vuelta al guiso y pruebes nuevas recetas (si lo que quieres es saborear una deliciosa meta). El CAMBIO supone una reinterpretación de tu ritmo, en tus manos está imprimirle unas notas de personalismo, hacerlo tuyo y gritar un poderoso: «¡eh, que yo construyo!», o por el contrario, dejar que otros reinterpreten el ritmo por ti, y aunque veas que el abismo está ahí, tú te tiras (y quien piensas que te iba a ayudar... va y se las pira).

El CAMBIO es un trueque, supone dejar una cosa, persona o circunstancia por otra. El CAMBIO no es ni bueno ni malo en sí mismo, lo positivo o lo negativo son nuestras actitudes, el cómo decidimos comportarnos ante esa CAMpana que llama con insistencia a nuestra BIO. Hay quienes observan al CAMBIO por la ventana y entonan el: «¡No, gracias, que ya estoy servío!» y tiempo después se dan cuenta de, que si le hubieran abierto la puerta, les hubiera hecho un buen avío... También hay personas que piensan que el CAMBIO seguro que va a ser saborío, y por tanto, ni le contestan, simplemente lo dejan fuera... Así terminas viviendo una vida anodina, la de un cualquiera, porque, deliberadamente, permites que las oportunidades mueran. Ten presente que el CAMBIO es como un espejo: sólo refleja lo que transmites desde tu mente, tu corazón y tu pellejo, si resulta ser un festejo o te hace sentir viejo, no llegarás muy lejos intentando modificar tu reflejo, modifícate tú y verás que el CAMBIO trae una nueva actitud.

El volante del cambio

Víctor Hugo afirmaba: «Cambia de opinión, mantén tus principios; cambia tus hojas, mantén intactas tus raíces». Cuando suena la CAMpana de tu BIO y te indica que es la hora de conducir por sus carreteras, tu vida puede dar muchas vueltas y para que no te pierdas, asegúrate de que quien va al volante sean tus principios: si los valores son la constante en tu vida, por más cambios que vengan, ni tu mente ni tu alma se sentirán perdidas. Es bueno y deseable cambiar de forma, pero mantener el fondo (las hojas se caen, las raíces permanecen); es bueno y deseable evolucionar como profesional, como persona... pero manteniendo la esencia y el carácter ¡que es lo que te corona!

Imagínate como sería intentar conducir sin volante... ¡chocazo al instante! La única certeza con la que cuentas cuando aparece un CAMBIO en tu vida es que lo vas a afrontar con aquello que no puede mutar, con lo que no se ve pero si se puede notar: tus principios. Quien mantiene sus raíces, ¡tiene más probabilidades de vivir días felices! y, ¿quién las corta? ¡golpetazo en las narices! porque le has cortado los cimientos y casa sin cimientos... se la llevan los vientos.

Adaptación, Beligerancia o Conversión

La CAMpana de tu BIO es el anuncio del comienzo de un nuevo escenario y ante él, caben 3 respuestas, condensadas en este singular abcedario: Adaptanción, Beligerancia o Conversión.

–Adaptación: Te puedes acomodar a la circunstancia, ¡no lo hagas durante mucho tiempo o tu pasión podría quedar rancia! El saberse adaptar, durante cierto tiempo, es positivo porque si bien estás viviendo una situación no deseada o no elegida, al no enfrentarte, estás fluyendo con ella y, por lo tanto, disfrutando de la lección que te trae: aprendizaje. Cuando eres nuevo, ¡no queda más remedio que echarle huevos! y si finalmente el trabajo no te gusta, siempre estarás a tiempo de decir: «¡hasta luego!», pero mientras tanto, te habrás estado forjando en el fuego de las nuevas experiencias... éstas son las que te encaminan a la excelencia. La adaptación, requiere paciencia, pero si tienes claro que es temportal... ¡el aprendizaje te puede llevar a marcar la diferencia!

–Beligerancia: Otra posible respuesta ante el CAMBIO es el enfrentamiento, y ¿qué sucede cuando adoptas una actitud hostil? como el CAMBIO funciona como un espejo, lo único que harás será enfrentarte a ti. Entrar en guerra contra uno mismo, es el peor de los seísmos porque estarás luchando contra el adversario equivocado y lo único que conseguirás es padecer los efectos de toda lucha: estrés, pérdida brutal de energía y de atención provocados por el mantenimiento del estado de alerta, mal humor, desgaste físico y mental... Tú no eres tu enemigo, cuanto antes aprendas esto, aprenderás a no valorar los cambios como un castigo.

–Conversión: La tercera postura ante una nueva circunstancia en tu vida supone decir «muy bien, ésta es la realidad y esto es lo que yo decido hacer con ella». Tal y como decía Marco Aurelio: «Yo soy el dueño de mí mismo, el capitán de mi alma», hay personas que cuando el CAMBIO llama a su puerta, lo dejan entrar, lo sientan su mesa, le eligen el menú... es decir, están convirtiendo el CAMBIO en algo favorable, ¿o cuando acoges a un amigo no sientes su ánimo agradecido? . La conversión del CAMBIO no es tarea fácil, y sólo la lleva a cabo el genuino AMO, quien a través de su Actitud MOldeadora se erige como legítimo dueño de su ahora, no permitiendo que las circunstancias decidan por él. La conversión del cambio nos lleva a crecer, porque para volver circunstancias desconocidas en favorables... ¡se necesitan dósis de creatividad y de ingenio respetables! por lo que te obligas a buscar y a crear nuevas oportunidades y capacidades.

Detente, escucha ¿la oyes? ¡la CAMpana de tu BIO acaba de sonar! ¿será momento de reinventar?.


  • 1