jueves, 22 agosto 2019
14:49
, última actualización
Los medios y los días

Cayetana me cae bien

03 ago 2019 / 07:43 h - Actualizado: 03 ago 2019 / 07:43 h.
  • Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos
    Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos

A mí Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos, XIII marquesa de Casa Fuerte, me cae bien o, al menos, no me cae mal. Me gusta esa imagen retadora y segura de sí misma que proyecta y que no sé si será la suya real porque una persona así también puede esconder todo lo contrario. Comprendo que en estos tiempos líquidos donde no se llama al pan, pan, y al vino, vino, esta mujer levante ampollas incluso en el interior de su partido. Las personas que tienen claro lo que quieren no son bien recibidas hoy porque en la sociedad digital todos se creen los reyes del mambo por el simple hecho de que tienen las redes sociales o Internet en general y el más patán se siente empoderado lo cual no excluye que esa persona carezca de la más mínima importancia.

Me gusta la gente que viene de frente y esta Cayetana no se va a dedicar a bailar sevillanas o a hacerse la graciosa ante el pueblo como la Cayetana nuestra de Sevilla, sino que le va a dar caña a los débiles de la dictadura posmoderna que son los que más daño le han hecho al conocimiento y a los trabajadores en los últimos decenios con su verborrea falsamente progresista. Menudo duelo femenino nos espera, en el ring: Cayetana, Inés, Irene, Adriana y por ahí por la comunicad de los madriles, la Monasterio. Ellas nos demostrarán con sus hechos que la igualdad entre hombres y mujeres existe porque van a hacer exactamente lo mismo que hacen los hombres en la política: discutir para no llevarnos a parte alguna sustancialmente distinta. No van a situar a España a la altura de Alemania ni van a dignificar la investigación y la docencia ni van a impulsar una mentalidad espiritual y un conocimiento de nosotros mismos que nos aleje de la colonización vergonzosa que estamos sufriendo por parte de EEUU en todos los terrenos, de la que se van librando China, Rusia e Irán porque todas las mentadas consideran que estos tres países son nuestros enemigos y que Venezuela también lo es y Cuba y todos los países hermanos que no sigan la senda de EEUU que es la que seguimos nosotros. No, no soy un antiamericano, soy un pro-europeo y un pro-Iberia que no es lo mismo, y EEUU hace tiempo que se alejó de sus padres fundadores.

De todas formas, puesto que no me gustan nada esos piquitos de oro que te sonríen por delante y te dan la puñalada por la espalda o esos que viven del dinero público más que de sus méritos, como son sindicatos, patronal, feminismos varios o agrupaciones “progresistas” concretas más ONGs supuestamente solidarias, a mí una Cayetana que diga estas cosas que digo y que otros piensan pero callan por miedo, me mola, aunque pueda no estar de acuerdo con ella. Además, es mujer de cuna mundializadora y de procedencia francesa, a lo mejor se le ha pegado algo de la Ilustración y se acuerda de Las Cortes de Cádiz. Y es noble y la nobleza sigue haciéndole muchos favores espirituales al gentío, no hay más que ver ciertas bodas populares con pamelas y modelitos por todas partes y hasta carruajes y celebraciones por encima de las posibilidades de novios y familiares, es decir, la nobleza nos demuestra cómo el poder del dinero subyuga a mucha gente. Aunque después tenga que comer sopa de sobre un tiempo prolongado, el sueño de haber sido “reina por un día” a ver quién te lo quita.

Anda, Cayetana, di lo que tengas que decir y que salga el sol por Antequera, ya está bien de que el personal no se fije en el fondo de tus ideas porque las proyectes con decisión y uses palabras que están en el diccionario. Yo no me fío de la gente que sonríe mucho ni de la que presume continuamente de buenos modales y de ser solidarios y creer en lo que llaman la igualdad que es el coladero de los mediocres.


  • 1