viernes, 19 julio 2019
16:18
, última actualización

COMPLICIDAD: COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD

María Graciani m_graciani /
14 jul 2019 / 06:00 h - Actualizado: 14 jul 2019 / 06:00 h.
  • COMPLICIDAD: COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD

Una palabra sencilla que encierra una realidad más que interesante, casi mágica... ¿Te has preguntado alguna vez que es la complicidad? es un intangible, no lo puedes dibujar (como harías con una mesa o una silla) pero, cuando está ahí, ¡vaya si la sientes! Si me pidieran que dibujase la COMPLICIDAD, dibujaría la mirada que se dedicaban mis padres ¡eso sí que era la viva imagen de la COMPLICIDAD! ahí podías palpar una cercanía que enlazaba la camaradería propia de los mejores amigos con la pasión característica de los más entregados amantes. En esa mirada de COMPLICIDAD se podían leer secretos, aventuras, deseos... Pero, sobre todo, la verdadera esencia de la COMPLICIDAD consiste en COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD.

Pura química...

Isabel Allende lo definía de esta manera tan magistral: "Y cada vez después de la pasión satisfecha y del amor renovado nos dormimos muy juntos sin importarnos dónde empieza uno ni termina el otro, ni de quién son estas manos o estos pies, en tan perfecta complicidad que nos encontramos en los sueños y al otro día no sabemos quién soñó a quién, y cuando uno se mueve entre las sábanas el otro se acomoda en los ángulos y curvas, y cuando uno suspira el otro suspira y cuando uno despierta el otro despierta también", ¡qué descripción tan maravillosa de lo que es la COMPLICIDAD! Y es que el COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD tiene buena parte de física, es decir, requiere de aproximación, de cercanía, de contacto, de saber tocar para poder llegar... Pero, sobre todo, el COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD es cuestión de química, de esa pequeña chispa que surge de ese je ne sais quoi y que tiene el potencial de convertirse en incombustible llamarada. Esa chispa la provoca algo subjetivo pero ese afecto provoca un importante efecto: te hace sentir más vivo...

Solidaridad, guía y sentimiento

El combustible que alimenta la chispa de la COMPLICIDAD, de ese imprescindible COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD es su propia esencia, esto es, los tres elementos que la conforman: solidaridad, guía y sentimiento.

- Solidaridad: el primer elemento de la COMPLICIDAD es ese compartir que supone que ya no estás solo sino que cuentas con alguien con quien compartir disfrutes y dificultades, anhelos y deseos, proyectos y locuras... Ese compartir de la COMPLICIDAD denota un apoyo incondicional a una causa, que ya no es tuya ni suya: ahora es vuestra.

- Guía: la segunda nota característica de la COMPLICIDAD es el liderazgo. El saber guiar todo aquello que compartíis para que llegue a buen puerto. Esa guía supone el espíritu de servicio propio de las almas más nobles, forjadora de relaciones con la solidez del roble. Ese liderazgo compartido te hará disfrutar de todos los momentos del partido: los calentamientos, los goles, los descansos, las remontadas... Esa guía ni mucho menos te garantiza vivir un cuento de hadas pero sí te permitirá disfrutar de la magia que crees en cada una de tus jugadas.

-Sentimiento: el tercer matiz de la COMPLICIDAD es el sentimiento, en concreto, el abuelo de todos, la felicidad. No hay acto más inteligente y apasionado que COMPartir el LIderazgo de la feliCIDAD porque la mejor manera de mantener vivo este ancestral anhelo de la humanidad es haciendo que lleve nombre propio: nuestra felicidad. Los buenos sentimientos tienen la maravillosa capacidad de crecer cuando se comparten y cuando COMPartes el LIderazgo de la feliCIDAD ya no sientes ni incertidumbre, ni dudas, ni ansiedad por llegar a puerto porque descubres que la verdadera felicidad está en el trayecto...


  • 1