jueves, 22 agosto 2019
20:13
, última actualización

Cumplir años en agosto

De pequeño, la visita a Puerto Perico con tus compañeros tenías que posponerla, en el mejor de los casos, a septiembre.

Juanmi Vega @Juanmivegar /
03 ago 2019 / 08:00 h - Actualizado: 01 ago 2019 / 12:21 h.
  • Un niño en las instalaciones de Canguro Aventura, en Montesierra. / El Correo
    Un niño en las instalaciones de Canguro Aventura, en Montesierra. / El Correo

Hablábamos ayer de las bondades de trabajar en agosto. No hay nada negativo en este mes excepto si celebras tu cumpleaños en estas fechas.

Este artículo, como muchos otros, nace de una conversación. En un bar me encontraba con el compañero Juan García del Valle, que cumple los años nueve días antes que yo, también en agosto. Decidimos hacer una celebración conjunta y así nos ahorraríamos unas pelas al invitar a escote entre los dos a nuestras amistades. El problema vino cuando empezamos a decir sitios para celebrarlo.

-¿Casa Ricardo?

-Cerrado.

-¿El Rinconcillo?

-Cerrado.

¿María Trifulca?

-Cerrado.

- ¿Echamos una cerveza en el Vizcaíno?

-Cerrado.

-¿Vamos al bar ese que fuimos hace unas semanas de la plaza San Marcos?

-Ese es buena opción si estuviera abierto.

Los que han nacido en este mes comprenderán lo que les intento transmitir. Los cumpleaños en agosto son una gran faena. Recibes la mitad de la mitad de regalos que te corresponden de pequeño porque tus familiares están de vacaciones en un lugar diferente al que tú estás y claro, cuando llega septiembre ya se han olvidado de darte el detallito que te prometieron por teléfono.

En la escuela, todos tus compañeros tenían grandes fiestas de cumpleaños. Tú no podías tenerla porque todos estaban fuera y la única opción era posponer la visita a Puerto Perico a septiembre, lo que unido a la compra de libros, uniformes, material escolar... era todo un suplicio para la tarjeta azul de El Monte.

Organizar una cena en agosto es misión imposible. Primero porque las opciones que contemplarías en cualquier otro mes del año están todas cerradas y segundo porque la convocatoria tiene menos éxito que un puesto de castañas abierto en agosto.

A medida que pasan los años y uno tiene que trabajar en este mes, lo lógico es que tu familia directa esté remojada en las aguas del Atlántico o el Mediterráneo. En ese caso la única vela que apagarás es la antimosquitos que pones en la terraza.

Lo mejor es no cumplir años ni pagar a escote. Lo mejor es recordar esos momentos de la tarjeta azul en el que eras feliz tirándote por una piscina de bolas mientras tu padre, con el pelo sin el blanco del paso del tiempo, te observaba pacientemente.


  • 1