viernes, 19 octubre 2018
18:09
, última actualización

‘Dame la mano’

07 ene 2018 / 21:30 h - Actualizado: 07 ene 2018 / 21:55 h.

Como, por definición, aún estamos en fechas de paz y alegría, dejemos aparte los odios, las corrupciones, los crímenes, las separaciones, las tristezas y las páginas de sucesos. Ha llegado el momento de salir en busca de lo mejor del ser humano. Y hay tantas cosas que contar... De hecho, si hablamos tanto del mal es porque nos empeñamos en silenciar el bien, cuya práctica es mayoritaria (¿quién no cuida los afectos de amor, los afectos de amistad, los afectos de compañerismo? ¿quién hace de su vida una guerra contra los demás? ¿quién no se siente seguro, comprendido, querido por los suyos? ¿quién no anhela –aunque sea en el recuerdo- el beso de una madre, el pellizco del primer amor, la mirada comprensiva de un maestro?).

En el hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, una mujer puso en marcha hace cuarenta y cinco años el primer servicio de oncología pediátrica de Andalucía. Por aquel entonces, el ochenta por ciento de los pacientes, trasuntos perfectos de aquel Niño que nació en Belén en pobreza e indiferencia del mundo, no superaba la enfermedad. Duele imaginarse la Navidad de aquellos padres, para quienes el diagnóstico fatal era lanzada que se llevaba por delante las ilusiones del espumillón. Hasta que Ana María Álvarez Silván se empeñó en humanizar los tratamientos, en cuidar a los pequeños tanto como a sus familias, a acerarles a la realidad del dolor, para objetivarlo, a luchar para que ese veinte por ciento de supervivencia llegara al ochenta por ciento de hoy. Gracias a ella -a tantas personas como ella- los niños de entonces, los niños de ahora, salen a visitar belenes, desenvuelven regalos y se felicitan las Pascuas con una dicha absoluta. Gracias a Ana María Álvarez Silván, la Navidad cobra toda su plenitud. Estos son buenos días para leer su libro Dame la mano, de editorial Anantes.


  • 1