viernes, 31 marzo 2017
00:12
, última actualización
Pareja de escoltas

Del tópico a la realidad

25 nov 2016 / 23:30 h - Actualizado: 25 nov 2016 / 23:30 h.

He defendido ya que las hermandades no son iguales vistas desde fuera o desde dentro; de ahí que modificaciones celebradas con ahínco por los ajenos no sean igualmente estimadas por los propios, quienes se limitan a soportar las novelerías con cristiana resignación. Pero añadiré ahora que tampoco podemos ver lo mismo el día de la salida que en la intimidad del templo o la casa hermandad. Y son estos pequeños descubrimientos los que destruyen los tópicos archiconocidos y dibujan un perfil exacto de quienes los realizan. El sábado pasado les comenté que tenía cita en San Juan de la Palma. Sabía que allí encontraría a la Virgen de la Amargura al borde del presbiterio con ese dolor que te aprieta en la boca del estómago y dice tanto como calla; que, según Cicerón, la cara es el espejo del alma y los ojos sus intérpretes. Lo que no esperaba era un cartel grande y blanco pintado con rotuladores y lápices de colores a solo unos centímetros de Ella. Lo naíf y lo barroco codo con codo en provocadora antítesis. Es el mismo contraste que vemos cuando la pureza de María se ofrece al beso en las manos de un suicida. Y vi que poco a poco todo se iba llenando de siseos, de risas, de niños con flores y padres y abuelos felices levantando un pequeño Domingo de Ramos. Aquella pancarta de dibujos inocentes decía el futuro al lado de la historia, que habrá nazarenos de altos cirios cuando su canto de hoy se convierta en el más blanco de los silencios. ~


  • 1