miércoles, 24 mayo 2017
17:43
, última actualización

E.S.O. Es lo que hay

20 abr 2017 / 23:41 h - Actualizado: 20 abr 2017 / 18:46 h.

El que les habla es profesor. Sin ejercer, pero maestro en Educación Musical. Y realmente compadezco a mis colegas en activo.

Desde hace años, las autoridades educativas vienen siguiendo la teoría de que es mejor que un alumno pase de curso (o lo que es peor, obtenga un título) a pesar de suspender asignaturas, para no traumatizar a los críos.

Si suspender asignaturas fuera sinónimo de exclusión social y delirios mentales, yo estaría ingresado desde los 16 años, donde suspendí siete asignaturas en F.P. Repetí curso, por supuesto, y aquí estoy, oiga, sin trauma alguno. Suspendiendo y repitiendo aprobé la EGB, F.P. de 2ª Grado de Automoción y luego otro 2ª Grado más en Administrativo. Y luego Magisterio. Y si tengo el coco mal no será porque me suspendieron.

Mal ejemplo estamos dando a los estudiantes de conseguir cosas sin esfuerzo total. La escuela puede perdonar, pero la vida real no lo hace. Aquí solo sobreviven los más preparados y alguien que no lo está no llega a la meta. Así de simple y así de duro. Y no hablemos de asignaturas troncales o no, que yo estudié para mecánico de coches y tuve que aprobar Lengua Española, a pesar de que no pensaba pasar la factura a mis clientes en verso.

Estudiantes que crecen en la ley del ¿para qué voy a aprobar si no hace falta?. Profesores que viven en el ¿para qué me voy a matar enseñando si van a pasar sin estudiar?. Y así nos va. Alumnos pasotas y profesores desautorizados. Vamos hacia un país de incultos, pero sin traumas. Eso sí.


  • 1