martes, 13 noviembre 2018
19:37
, última actualización
Siempre de frente

El estío cofradiero

07 jul 2018 / 23:30 h - Actualizado: 07 jul 2018 / 23:30 h.

Los últimos acontecimientos en torno a las cofradías incrementan el interés de las conversaciones bajo la sombrilla. Este verano serán mucho más jugosas con las intrigas de palacio... y eso que el año pasado teníamos las elecciones en la Macarena, entre otros asuntos, a la vuelta de la esquina. Nadie pudo atisbar entonces un resultado tan rotundo a favor del que se convirtió en hermano mayor. José Antonio Fernández Cabrero ha impuesto un estilo, una forma diferente de hacer las cosas que ya se hizo notar en la última Madrugá. ¿Llega un tiempo nuevo para las cofradías?

La precipitación del fin de la era Sainz de la Maza al frente del Consejo –suculento asunto que aún dará que hablar– sin cumplir con su principal compromiso como presidente, la reforma de la Carrera Oficial, deja abiertas todas las hipótesis para entretenidos debates en los chiringuitos. Y todavía quedan perspectivas sin analizar del pasado Martes Santo, exitoso pese a sus flancos: básicamente mejor que la versión clásica.

Pero sin duda las pocas decisiones tomadas por Antonio Piñero como presidente del Consejo, en su brevísimo mandato –el del relevo de Joaquín Sainz de la Maza–, será el centro de todo debate cofradiero en las playas. Podría haber completado los dos años que le quedaban, pero ha sido coherente –cuestionó a Carlos Bourrellier cuando hizo lo propio tras la dimisión de Adolfo Arenas– y fiel a sí mismo: esta junta superior no la había elegido él, es un buen equipo pero no el equipo que él había seleccionado. Y tras decidir en la primera reunión que se convocarán elecciones en septiembre, en cuanto supo la decisión en firme de Francisco Vélez, actual tesorero, con presencia casi vitalicia en el Consejo –lleva 18 años en San Gregorio–, pese a ser su momento, pese a lo que pudiera parecer lo lógico, da un paso al lado, un gesto de generosidad hacia su compañero, lealtad hacia la institución y amor a las cofradías, y renuncia ipso facto a presentarse como a la elección. Nada se lo impide, y lo había meditado, pero no quiere que dos candidaturas nacidas de la misma junta superior debiliten aún más una institución que debería velar por el bien y la unión de las hermandades por encima de todo.

Pero para que no nos falten ingredientes, tenemos nuevamente las aguas revueltas en Montesión, la salida por su barrio de la Virgen de los Dolores cargada de detalles y recuerdos, la de la Sed, el posible exilio del Valle... y sobre todo la coronación de la Virgen de la Victoria a manos de su hermano, el arzobispo Juan José Asenjo. Felices vacaciones. El próximo curso promete.


  • 1