viernes, 24 febrero 2017
07:25
, última actualización
Pareja de escoltas

En la Nochebuena

23 dic 2016 / 23:13 h - Actualizado: 23 dic 2016 / 23:13 h.

Nunca se sabe cuántas personas leerán lo que uno escribe. Pero sí es posible sospechar, según el tema o la fecha de publicación, si el lector va a encontrar con facilidad o no un hueco para enfrentarse a estas líneas y hasta la actitud con que lo hará. Hoy es más difícil encontrar el momento: los preparativos de las casas, las compras y encargos de última hora, esos aprendices de masterchef que buscan sorprender a sus íntimos, esas copas que se prometen breves y, luego, no lo son... Por eso, los que ahora estamos con el periódico (y que hemos procurado la manera de sustraernos a las obligaciones que intentaban imponernos) debemos recordar que en este día serán muchas las excepciones a la regla de una felicidad urbi et orbi. Habrá hermanos nuestros de túnica y medalla que no tendrán una noche buena, ni de villancicos o turrones. La casuística es tan variada que no merece la pena entrar en detalle ni acudir a frases melodramáticas. Baste saber que ellos no lo estarán pasando bien..., como el año que viene tocará a otros. Y si ningún nazareno sale a la calle sin rezar sus oraciones y mirar a sus imágenes de frente, tampoco esta noche deberíamos olvidar a los que llevarán su dura procesión por dentro. Si no nos da vergüenza hacer los brindis más osados en la mesa, menos aun debería serlo el tenerlos presentes invocando a sus titulares con una plegaria. Tal vez ellos no lo sepan nunca, pero en nuestra conciencia queda. Feliz Navidad. ~


  • 1