sábado, 17 noviembre 2018
23:09
, última actualización
La Tostá

¿Flamencas en las mazmorras?

10 nov 2018 / 06:00 h - Actualizado: 09 nov 2018 / 12:40 h.

El Instituto Andaluz del Flamenco va a celebrar el Día Internacional del Flamenco con honores a la mujer flamenca y politizando totalmente el tema, como de costumbre, como lleva haciendo la Junta desde que existe. Mesa redonda el próximo martes en el Teatro Central, solo de mujeres, como si no hubiera hombres capacitados para aportar cosas sobre las flamencas de Sevilla. Estarán Rocío Molina, Eulalia Pablo y Daniela Lázary. ¿Qué saben sobre las flamencas de Sevilla, sobre todo de las históricas? Como moderará la mesa Cristina Cruces, que está en todos los guisos flamencos, asunto resuelto. No hace falta que vaya ningún estudioso de la cosa y menos si no es de la cuerda socialista.

Al final acabarán creando dos bandos flamencos, los de los flamencos y las flamencas. Aquello de los niños con los niños, las niñas con las niñas, tan propio del franquismo y el Nacional Catolicismo. Es una barbaridad, porque digan lo que digan las feminijondas, el flamenco lo crearon mujeres y hombres y juntos lo convirtieron en un arte universal, lo que es hoy, dos siglos después de sus primeros pasos. No se entiende esta campaña de la mujer flamenca, como si La Sarneta, La Niña de los Peines, Pastora Imperio o La Paquera hubieran estado encerradas en mazmorras con grilletes en los tobillos y no cantando en teatros, cafés o palacios, grabando discos y creando espectáculos con los hombres, codo con codo.

Precisamente, el flamenco nació como un arte de mujeres y hombres y fue modélica la convivencia artística entre ellos. Si existió El Planeta, también María La Cantorala. Si hubo un Silverio, también hubo una María Borrico. Y si tuvimos un Antonio el Pintor, también una Trinidad La Cuenca. Pues el Instituto del Flamenco ha decidido que hay que celebrar el día de este arte con honores a la mujer flamenca y que en la mesa redonda del martes en el Central no aparezca ni un solo hombre. Se está poniendo la cosa que si no eres mujer te tendrás que dedicar a coger algodón. Y lo peor de todo es que no hay vuelta atrás.


  • 1