sábado, 20 octubre 2018
13:02
, última actualización

Huérfanos de tradiciones

12 ago 2018 / 15:10 h - Actualizado: 12 ago 2018 / 15:11 h.

Huérfanos de tradiciones...! Así me siento, y así nos quedamos los sevillanos. Paradojas de la vida. Políticos que desarrollan, o debieran hacerlo, un servicio público en pro del interés de su comunidad.

Quién entiende que ya no pueda tener una ventana a mi querida Semana Santa de Sevilla, al Rocío, a tantas y tantas tradiciones que son raíces de nuestra historia, de nuestra idiosincracia; con las que me identifico y me siento yo. Andalucía grande, enorme en sus tradiciones, en sus peculiaridades, inconmensurable Sevilla... pero ¿y el que no pueda? En esas personas pienso. Hombres y mujeres que durante toda su vida han realizado arduo trabajo en el campo, en las fábricas, o en su casa, cuando esto último era un auténtico heroísmo por la falta de avances que hoy sí, hace que pueda ser más llevadera tan dura obligación... la de trabajar en casa. Esas personas que viven recuerdos, que añoran, que sienten su tierra, sus fiestas, sus tradiciones, vivencias de otros tiempos disfrutadas con familiares que, por ley de vida, dejaron que siguieran el camino solo. A esa gente que el paso del tiempo casi ha doblegado, se le ha cerrado la ventana de sus recuerdos, de lo que en sus tiempos vivieron. Ventana que los llevaba a volver a ir a la feria desde el salón de su casa o al Rocío desde la cama que como rehén del paso del tiempo postró a quien un día lo vivió en primera persona... o a la Semana Santa.

El Correo TV ha estado haciendo posible aquella vivencia real para los cristianos en la que Jesucristo dijo: «Lázaro, levántate y anda». El Correo TV ha estado haciendo que personas mayores, enfermos, discapacitados... revivieran el milagro de la vuelta a la vida. Vida que a través de la ventana de la televisión ha aliviado a tantos y tantos sevillanos, andaluces y personas de bien.

Ahora explíquenme ustedes, señores políticos... que si adjudicación de licencias, que si contenciosos-administrativos, incompatibilidad de canales de TDT... y la GENTE, donde las dejamos. Esos lucharon y trabajaron porque hoy usted pueda estar «disfrutando» y, digo bien, «disfrutando» de una posición privilegiada en la que dispone libremente sobre qué intereses tengo y qué me puede venir bien. Si no es de mi gusto, CERRAMOS, y lo vestimos con traje largo de legalidad.

No sigan por ahí, están ustedes quitando todo el CORAZÓN al privilegio de ser servidor público. Miren por el bien común, y pónganse en el lugar nuestros mayores que merecen lo que ustedes le quitan.

POR ELLOS...!!!


  • 1