miércoles, 22 mayo 2019
17:54
, última actualización

Jules Spinascht (II): Semiautomatic Photographie

12 dic 2018 / 12:16 h - Actualizado: 12 dic 2018 / 12:20 h.
  • Jules Spinascht (II): Semiautomatic Photographie
  • Jules Spinascht (II): Semiautomatic Photographie
  • Jules Spinascht (II): Semiautomatic Photographie

Una exposición de la relevancia que tiene la actual de JULES SPINASCHT y un lugar tan emblemático para el estudio, la conservación y la difusión de la Fotografía como es el CENTRE NATIONAL DE LA PHOTOGRAPHIE DE GINEBRA, merecería un comentario más extenso que el del pasado día 10, porque la fotografía es sin duda -también otras artes y otros ámbitos de la creación científica y técnica- uno de los ejercicios más fascinantes que el cerebro y el ojo humano es capaz de realizar (y si acaso el tacto o la descripción auditiva para los que no puedan interpretar las formas de otro modo), porque son muchos los factores que entran en juego: la oportunidad del momento único que nos seduce, lo que se quiere comunicar (fuese la simple contemplación de la belleza, el registro de un acontecimiento histórico, una imagen para la reflexión o para la rendición (sublime) a la estética -lo que llamamos emoción, vaya- o simplemente para un recuerdo del que no nos queremos desprender.

JULES SPINASCHT es un todavía joven autor suizo (de 54 años), de quien puede decirse (como de tantos autores vocacionales) que desde que tuvo su primera cámara en las manos, no hizo otra cosa que pensar a través de ella, moverse por el mundo como una prolongación de él mismo y reflejar lo que puede ser considerado la expresión de una época: los foros económicos; los encuentros deportivos internacionales; el espectáculo de la sociedad y sus símbolos de status; la plenitud y mutabilidad de la naturaleza,...

Dividida en sesiones, esta exposición muestra la selección que ha hecho de los 22 proyectos que ha venido haciendo en los 15 últimos años a partir de una web-cam y de ahí su título: “Semiautomatic Photografy”. Para esta corresponsal, acercarse a una exposición supone siempre hacerlo a una parte del mundo y la vida de un autor, justo con las obras que nos quiere dar a conocer, que suelen ser las últimas y no suelen superar la treintena. Hacerlo en una retrospectiva que abraca todas las fotos que ha escogido de entre todas las que ha hecho a lo largo de su carrera, lo que nos pone delante no es otra cosa que su propio Manifiesto vital, no sólo lo que quiere transmitirnos, sino lo que él mismo es, lo que quiere significar como autor y como persona y de ahí que captemos su sentido crítico, ecológico y ético, así que por primera vez voy a permitirme compartir con los lectores, las Notas que tomé mientras me recreaba -mejor que mirar- en esta belleza sutil, analítica, fría, racional, ...basada en la geometría, en las líneas (rectas, curvas, paralelas, perpendiculares, oblicuas); en las luces dirigidas, proyectadas desde interiores o reflejadas desde exteriores, fuesen naturales, láseres, con aplicación de algún filtro o artificiales; en las perspectivas aéreas, caballeras, axiales, en los cortes en picado o transversales, y todo esto porque su planteamiento no ha partido sólo de un estudio de la profundidad de campo, del tiempo de apertura del obturador (inexistente ahora), de la distancia calculada, de los tipos de lentes, sino además de esto que aparenta ser subliminal o innato, ha sabido conjugar los diferentes estilos ya históricos de la foto, a los que añadir el peculiar suyo, aquel que no necesita ni siquiera su firma para reconocer que es el suyo.

En este sentido, es fácil apreciar ciertos toque impresionistas, abstractos, hiperrealistas, situacionistas, pictorialistas, aquellos que le acerquen al neoplasticismo y los lenguajes del XX, al cinetismo, collages y fotomontajes digitales, maxi y minimalismo, la fotografía metafísica, la crónica de ambiente, ... cualquier cosa que deja la impronta de lo que fuimos/somos.

Pero como decíamos, las luces le acercan también al mundo de las sombras y con ellas a todo el espectro de las graduaciones. Lo mismo pasa en el color y sus matices, que van desde los monócromos y bícromos hasta una escala polícroma sin estridencias que sólo a veces resalta estratégicamente.

Jules Spinascht (II): Semiautomatic Photographie

La división espacial basada en líneas direccionales internas o en la repetición retícular que aplica en algunas obras; la pixelación hecha por la repetición aproximativa de formas, las confluencias y divergencias de estas que prolonga hasta las anamorfosis, los puzzles, dípticos, multipolípticos, son junto a su predilección por la mecánica, la calidad o textura de los materiales, sus propiedades de rugosidad, absorción, brillo, otra de las “firmas” que le definen.

Partiendo de los Capítulos de la muestra (no de las series o escenarios donde han sido capturadas), podemos también tener una cierta idea de lo que ha pretendido, si no fuera porque las palabras se quedan cortas aquí, una vez más, parafraseando el célebre dicho de que “más vale una...”, y que sólo menciono sin extenderme en los títulos individuales, porque he optado por lo que interpreto de ellas, al igual que puede hacerlo cualquiera que se acerque a las imágenes de JULES SPINASCHT que pueden verse por internet, y considerando que la prensa periódica no es un Catálogo como quisiéramos muchas veces. Son estas: “temporary Disconfort, Pulver Gut, World Economics Forum Davos, Heinsenberg´s offside, FABRE n´est pas venu, Viena MMIX, Competing Agendas, Asyncronous II/Depot ABC, y Pixelshift”.

Y bueno, en vez de escribir sus títulos, lo que hago como os dije, es transcribir las notas con el propósito de que traduzcan la potencia de sus capturas: “La soledad de los ventanales a media tarde. Los escenarios de la desolación. Un mundo convulso. Los extrarradios residenciales de una burguesía víctima de sus prejuicios, egoísmos e individualismo. El hábitat (in)humano de las grandes fábricas, empresas y centros laborales masificados y tencnificados/robotizados ambos. Manchas, huellas, ...: la vida de las cosas. Los estados del alma. La foto en la foto. Los efectos ambientales, el clima, las estaciones, los marcos que acotan un paisaje que pugna por expandirse en libertad. Lo que queda del día, de la tarde, de la media mañana, de la plenitud del día, de la noche. La importancia de los objetos, de partes o ángulos de los objetos, de los puntos de vista desde los que están tomados, los detalles aparentemente intrascendentes. Las miradas indirectas, los gestos. El clima, las estaciones del año, la temperatura, la atmósfera. La desnudez de los árboles en invierno, el estallido del cielo al amanecer,.... Comfort y discomfort, globalización, etc.”.


  • 1