sábado, 24 febrero 2018
14:31
, última actualización

La cabeza clara de don Nicolás

13 feb 2018 / 21:45 h - Actualizado: 13 feb 2018 / 21:48 h.
  • La cabeza clara de don Nicolás
  • La cabeza clara de don Nicolás

TAGS:

Siempre que tuve la oportunidad de hablar con don Nicolás Salas, que ayer se nos fue a mirarnos desde un balcón celeste del cielo, pensaba que estaba ante la personificación de Sevilla. Era valenciano, pero tenía a Sevilla metida en la cabeza y en el alma de la sangre. Maestro de periodismo y de grandes periodistas, lo era también de la vida y, sobre todo, de esos momentos en la intimidad de una taberna o una tertulia, donde solía hablar de todo porque tenía una cultura apabullante. Como solo se va lo que se olvida, ¿quién se va a poder olvidar de un periodista y escritor que nos ha dejado una obra tan extensa e interesante? Y ha muerto en Sevilla, donde uno no se muere nunca del todo o, al contrario, te mueres antes de nacer y te entierran bajo la pesada losa de la indiferencia. Me encantaba su manera de hablar, sin dejar nunca de mirarte a los ojos y con una media sonrisa de esas que valen casi tanto como un abrazo. Ahora que se cuestiona el verdadero periodismo, ayer murió uno de verdad, de los de casta, con una cabeza tan clara como la venusta luz de Sevilla.


  • 1