martes, 18 junio 2019
12:44
, última actualización

La comunicación, el bien común y la responsabilidad social corporativa

El Laboratorio de Periodismo, un ensayo para la buena comunicación

24 feb 2019 / 08:07 h - Actualizado: 24 feb 2019 / 11:12 h.
  • La comunicación, el bien común y la responsabilidad social corporativa

Se trata de comunicar, no es bueno manipular la información. Existe una tendencia a no informar adecuadamente. Vivimos con una tremenda presión en lo que respecta a la manera de comunicar y, sin embargo, las sociedades democráticas saben que los medios dedicados a la comunicación son precisos y necesarios por cuanto ayudan a sostener una sociedad que quiere expresarse desde la libertad. Conocer lo que ocurre en nuestro entorno es muy conveniente ya que nos ayuda a posicionarnos y a valorar las circunstancias en que la noticia surge.

Para realizar un trabajo adecuado en el mundo de la comunicación es necesario partir de un valor esencial, éste no es otro que el respeto. Sin éste el ejercicio de comunicar puede quedar tocado y no ayudar al objetivo principal de contar y relatar la noticia atendiendo a principios éticos. La comunicación puede hacer mucho bien, de hecho es su vocación; pero también, según como se realice, es generadora de daño y de dolor. Un titular falseado afea a quien lo idea; pero, además hace que el medio de comunicación que lo consiente y los profesionales que trabajan en el mismo pierdan credibilidad.

El número 8 del Decreto Inter mirifica del Concilio Vaticano II dice: "Como quiera que la opinión pública ejerce hoy un poderoso influjo en todos los órdenes de la vida social, pública y privada, es necesario que todos los miembros de la sociedad cumplan sus deberes de justicia y caridad también en esta materia, y, por tanto, que con el auxilio de estos medios, se procure formar y divulgar una recta opinión pública".

El Bien Común desde la comunicación se sitúa en esta perspectiva. Los medios de comunicación, en la mayoría de los casos, responden a principios ideológicos, lo cual no es ni bueno ni malo; pero esta pertenencia nunca puede hacer que la noticia busque dañar. Desgraciadamente asistimos a una tendencia informativa que no ayuda a afianzar lo que el Bien Común busca: informar con rigor, profesionalidad y verdad. Existen profesionales que pretenden, aproximándose al Bien Común, ayudar a hacer de la información un espacio creíble. La Fundación Luca de Tena está siendo pionera, y por esta razón puso en marcha hace más de dos años el Laboratorio de Periodismo buscando el rigor y la sensatez.

La Responsabilidad Social Corporativa de los medios de comunicación debería ser un espacio privilegiado para fomentar el cumplimiento de la ética profesional. Las empresas tienen una gran responsabilidad, por cuanto deberían de primar que su gasto en publicidad estuviera en aquellos medios que tengan el mayor nivel de compromiso ético y de rigor profesional.

Las audiencias, en muchos casos, se fabrican, y esto genera un circulo perverso, en donde la verdadera información desaparece.

Medios de comunicación y empresas que se anuncian en los mismos tienen un reto, al que no pueden renunciar: informar con justicia y apoyar a los medios que así lo realizan. Se trata de tener muy presente el siguiente texto del Decreto Inter mirifica "Muy principal deber moral incumbe, en cuanto al recto uso de los medios de comunicación social, a los periodistas, escritores, actores, productores, realizadores, exhibidores, distribuidores, directores y vendedores, críticos y demás que de algún modo intervienen en la realización y difusión de las comunicaciones; pues es de toda evidencia la trascendencia y gravedad de su cometido en las actuales circunstancias humanas, pudiendo encauzar a la humanidad al bien o al mal con sus informaciones y excitaciones. Misión suya es, por tanto, tratar las cuestiones económicas, políticas o artísticas de modo que no produzcan daño al bien común; para lograr esto más fácilmente, bueno será que se asocien profesionalmente - incluso si fuera necesario mediante el compromiso de observar desde el comienzo un código moral - en aquellas entidades que impongan a sus miembros el respeto a las leyes morales en las empresas y deberes profesionales. Recuerden siempre que la mayor parte de los lectores y espectadores está compuesta de jóvenes, necesitados de prensa y espectáculos que les ofrezcan ejemplos de moralidad y los estimulen hacia sentimientos elevados"

En breve, si bien es verdad que ya estamos desde las elecciones de diciembre en Andalucía en campaña electoral, empezarán los titulares y las informaciones políticas fruto del marketing electoralista. Tenemos varías elecciones en curso y los políticos se juegan mucho; pero también los ciudadanos. En una democracia nuestros votos sirven para que a las personas que llamamos representantes (diputados, senadores, diputados autonómicos, concejales, diputados europeos) apliquen programas que, en la mayoría de los casos, desconocemos su contenido. Nos dejamos guiar por el titular y no abundamos en la profundidad del contenido programático. Se genera tendencia de voto en función de lo que el marketing electoral diseña y produce. Esta manera de proceder no ayuda a construir de manera conjunta aquellas soluciones que, para que sean justas y equilibradas, precisan de un trabajo en equipo por parte de todas las fuerzas políticas. Con el referente de un marketing electoralista nos alejamos de la posibilidad de construir una comunicación que responda a informar con rigor, profesionalidad y verdad, como decía en un párrafo anterior.

Nuestra obligación como ciudadanos es intentar buscar la verdad de la noticia y no dejarnos impresionar por el marketing. Tenemos, como los empresarios que pagan la publicidad, una gran responsabilidad: informarnos con rigor y cotejar los programas electorales de las diversas fuerzas políticas reclamando a los políticos que se atengan a los principios señalados en nuestra Constitución; porque de esta forma nuestra Democracia será cada día más solvente y fuerte.

Lo que tenemos que esperar de los responsables políticos es lo siguiente: "Las autoridades civiles tienen peculiares deberes en esta materia en razón del bien común al que se ordenan estos instrumentos. Por virtud de su autoridad y en función de la misma, les corresponde defender y tutelar una verdadera y justa libertad de información que la sociedad moderna necesita enteramente para su provecho, sobre todo en lo que atañe a la prensa". Decreto Inter mirifica.

Nuestro cumplimiento personal con la Responsabilidad Social Corporativa es informarnos adecuadamente, y esto solamente es posible si estamos atentos a la información que busca generar el espacio adecuado para dialogar con espíritu constructivo.

Lo referido al tema electoral en este artículo es un ejemplo de cómo debería suceder una información justa y de cómo no se tiene que utilizar la política para desinformar y tratar de manipular a la sociedad. La información no se agota en este campo, existe también el espacio internacional, al igual que otros temas que son de gran interés. La responsabilidad de los medios de comunicación es informar con rigor de lo que sucede fuera de nuestras fronteras; por ejemplo ¿qué está sucediendo en África en estos momentos? Convendría estar atentos a esta realidad internacional porque esto puede hacer posible que en Europa entendamos el porqué de los movimientos migratorios hacia nuestro continente. El Bien Común nos invita a desplazarnos a la tragedia de África porque sin conocer lo que está ocurriendo en estos momentos en muchos países africanos es imposible poder construir una respuesta justa y coherente. Tenemos, por tanto, otro reto al que atender: Implicarnos en comprender los conflictos existentes en este continente. Lo intentaré hacer la próxima semana, y en las semanas sucesivas trataré de reflexionar sobre temas que no podemos obviar ni dejar que pasen desapercibidos.

Por favor, no dejen de acceder al enlace del laboratorio del periodismo, su contenido es una magnifica escuela para saber analizar con rigor las noticias que se producen en nuestra sociedad. Enhorabuena a la Fundación Luca de Tena: https://www.laboratoriodeperiodismo.org/


  • 1