martes, 21 agosto 2018
23:13
, última actualización

Llega Torreblanca

15 feb 2018 / 08:50 h - Actualizado: 15 feb 2018 / 08:51 h.

Hay un Cristo humilde y maniatado, un Cristo que sufre en las injusticias sociales y las desigualdades consolidadas y maquilladas. Un Cristo que clama tan sólo con su mirada dulce y su aplomo de Rabbí. Dicen que este año, en los albores de esta Cuaresma recién estrenada, ese Cristo dejará su lejano barrio para traer al centro su mensaje de amor sin fisuras y solidaridad. Y es que la ciudad cofrade se transforma, ineludible aunque lentamente. Porque el paso de los siglos obliga a seguir haciendo creíble el mensaje y la puesta en escena. Guardando el justo equilibrio entre la tradición y la apertura de miras ante las nuevas realidades.

Hay un Cristo humilde y maniatado –sentenciado ante ese Pilato que también dejó los umbrales de la Híspalis romana por el extrarradio– que está a punto de romper la punta de lanza del conservadurismo cofrade, para demostrar que su Imagen sagrada representa, ni más ni menos, lo que significan las más acendradas devociones de la Ciudad.

Que las «Vísperas» sean una realidad expansiva debe ser motivo de gozo general. Porque significan el desbordamiento del sentimiento y la pasión cofrade fuera de esos muros imaginarios de la ciudad del XIX y el XX, demostrando que la Semana Santa es también el mayor tesoro de la «Sevilla expandida», y el más útil de los instrumentos eclesiales para seguir haciendo presentes a Cristo y a su Madre.

Pero Torreblanca no vendrá sola, nos lo dice el corazón. Vendrán con ella Pino Montano, Bellavista, Palmete, Parque Alcosa, Heliópolis, Ciudad Jardín, y ese elenco de agrupaciones parroquiales que esperan su turno, o que tal vez sólo sueñen con él. Y los arroparán cofrades de todos los rincones de ese Casco histórico que no pierden la perspectiva visual de la más hermosa torre del mundo.

En apenas cuatro jornadas alcanzará ese corazón soñado de la Puerta de los Palos. Porque no podía ser sólo la valía artística, ni la devoción secular, ni la antigüedad de la hermandad? Este primer Lunes de Cuaresma, 19 de febrero de 2018, quedará marcado con letras de oro en la historia de un barrio trabajador, de una ejemplar hermandad y de un ramillete de cofradías que luchan por renovar y expandir el alma cristiana de la Ciudad.

Atentos sevillanos, que acompañando fervorosamente a su Cautivo del alma, ya llega Torreblanca.


  • 1