sábado, 22 julio 2017
16:07
, última actualización
Una luz en la ventana

Los de siempre

23 abr 2017 / 10:57 h - Actualizado: 23 abr 2017 / 10:57 h.

Sé que no vengo a contarles nada nuevo, pero ustedes me van conociendo y ya no me puedo tragar más sapos verdes, que aparte de ser horribles, no suelen saber ni oler nada bien. Si yo les digo... Sí, son los de siempre, ya saben por dónde voy. En esta bendita ciudad de infinitas posibilidades y de innumerables proezas diarias, hay un reducto de personas que en su pensamiento, palabra y, a veces, en su posición, piensan siempre diferente. Porque ahora lo que está de moda es ir en contra. Eso les ha valido a algunos personajes ilustres de esta Híspalis glotona de contenidos y continentes, para perpetuarse. Cuando hay que decir sí, digo no. Cuando es blanco, digo negro. Y cuando la causa merece la pena, pues... no, no, no... a lo Lady Gaga hago caso omiso y como no me vale, pues no existe. Me hace mucha gracia cuando hablan de la sociedad como un ecosistema. Un símil inadecuado y quizás grotesco pero que en algunas ocasiones, hasta tengo que dar la razón, a dicha propuesta. Se lo explico rápido, no teman. Problemas en La Madrugá. Los visionarios tardan escasos dos días para proponer lo que hay que hacer, cuando las autoridades aún no saben nada. Porque ahora sabemos más que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Los iluminados hablan del papel de los medios de comunicación en una debacle continua entre han informado bien o no. Claro, a las cuatro de la mañana se sabían tantas cosas que uno podía hacer una tesina sobre lo ocurrido. Pues, no lo que había es lo que había. Lo divertido es hacer como ellos, tres, cuatro días después exponer tu teoría irrefutable y defenderla a capa y espada. Ay lo que se pierde el Cecop sin vosotros. Qué verdad es aquella de río revuelto, ganancia de pescadores porque ahora las cañas de pescar se han sacado de los trasteros y los cebos se ponen de dos en dos en busca de una presa. Lo que ocurre es que no saben qué cazar. Ahora que tenemos la oportunidad de aunar fuerzas hay varios bandos: los anti Cecop, los anti Cabrera y los anti Sainz de la Maza y hay quien está afiliado a los tres. Menos mal que no pagan cuota. Si la hubiera, habría menos ilustrados que entre lo conciso y lo abstracto, dieran lecciones de capacidad y decisión, a toro pasado. Quien tiene el capote, suele tener la suerte en la mano. Para eso hay que estar en la plaza, para eso hay que llegar ahí. Lo demás... conjeturas. Habrá que dejar que el tiempo exponga sus cuestiones sin resolver. Hay transparencia esta vez pero los de siempre, encontrarán la mota de polvo en el final del cristal del autobús y alguno de ellos, escribirá un libro que guiará como siempre, a todos ellos. Y así ha sido siempre.


  • 1