martes, 20 noviembre 2018
20:41
, última actualización
Viajes con alma

Los jardines del Palacio Montazah

Situados en la ciudad egipcia de Alejandría, su creación de remonta al año 1892

03 sep 2018 / 22:19 h - Actualizado: 03 sep 2018 / 22:23 h.
  • Los jardines del Palacio Montazah

Algunos viajes ofrecen la posibilidad de poder ver situaciones o enclaves que normalmente no son habituales de ver, como es un palacio real. Tuve la oportunidad de hacerlo en el viaje realizado al este de Alejandría en la parte norte de la costa de Egipto. Se trata de un bonito complejo de un tamaño cercano a los 400 acres sobre el golfo de Al Montaza, en un complejo residencial con cinco playas llamadas Cleopatra, Aida, Vanessa, Semiramis y una playa privada del hotel Helnan Palestine. Este complejo de jardines está hecho para que la gente lo pase bien y se divierta de muchas maneras, a elección, desde un viaje en bote hasta ver los jardines desde el agua, ski acuático, buceo, o paseos y relajación paseando frente al océano.

El origen de estos jardines se remonta al año 1892 cuando al último rey Khedive de Egipto y Sudan le gustaba hacer carreras de caballos y de burros en las orillas, algo parecido a las carreras de caballos en la playa de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz en la actualidad. Se cuenta que en una noche verano el rey ideó que sus hombres prepararan a 80 burros para la carrera que tenía que hacer en Alejandría con la orquesta Khedive Music Band, 48 músicos tocando cada uno sus instrumentos. Cuando llegaron a Sidi Bisher, un grupo de beduinos que escucharon la música y el jolgorio quedaron más que fascinados y les siguieron. Al rey Helmy II le encantaba la zona cercana a Sidi Bisher, debido a la belleza y a la tranquilidad, a la paz y a la atmósfera que desde allí se transmitía, por lo que decidió y eligió que ese sería su sitio y su residencia de veraneo. Para ello pensó que debía construir un palacio lleno de preciosos y cuidados jardines en cuya cima estaban los cañones dispuestos para proteger Alejandría y la costa norte de Egipto. Así el rey Helmy construyó enfrente el palacio Salamlek. Arriba, en la otra parte, están los guardacostas. También se cuenta que Helmy II también quiso comprar la casa de Sinadino, que era uno de los hombres de negocio más ricos de la ciudad, para añadirla al complejo junto con la compra de todas las tierras que pudo de los habitantes que vivían por aquellos lares, y así ampliar y tener más terreno para su villa de verano. Así construyó dos palacios a los que, junto con los jardines, llamo los Montazah, como le había sugerido Mahmoud Shokry Pasha, el jefe de losTurkish Divan de Egipto.

Cuando murió Abbas Helmy II, la familia real continuó haciéndose cargo de los cuidados de los mismos, hasta que murió el último rey de Egipto Farouk. Cuando después de la revolución de 1952 los jardines y el palacio pasaron a ser propiedad del Gobierno, tanto los jardines como el palacio fueron abiertos al público. El palacio Salamlek ha sido transformado en un museo hasta que pasó a formar parte del conjunto de palacios presidenciales que en la actualidad son utilizados para alojar a los visitantes del presidente. Los jardines Montazah tienen alrededor de 3.000 metros cubiertos de todo tipo de árboles y plantas, e incluso plantas tropicales, algunas de ellas difíciles de encontrar plantadas, hace más de 75 años, como la Catania, Zamia, Carlota, además de algunos tipos particulares de palmeras además de grandes plantas, como la anthurium, la hokiry, la araliaceae, la victoria, y la ropilia.

Otro lugar a ver es el Helnan Palestine Hotel, que es el único hotel construido dentro de los palacios. Cuando la propiedad le fue trasmitida al Gobierno, después de la revolución egipcia en el año 1952, se construyó según los gustos del anterior presidente de Egipto, Abdel Nasser, para albergar la reunión de presidentes y reyes árabes de la época. El hotel tiene 233 habitaciones con estupendas vistas a los jardines, tiene 20 suites, dos habitaciones reales y una espaciosa villa en la sexta planta con seis dormitorios, cocina privada y un gran recibidor. Los restaurantes son fantásticos, en el Estacoza Restaurant se puede comer directamente frente al mar mariscos frescos variados de todo tipo, además de comida internacional.

Sin lugar a dudas, el Salamlek Palace y el Hotel ofrecen un estilo de vida propio de reyes y de reinas, y fue diseñado por el famoso arquitecto de la época Dmitri Fabersious, con un decorado espectacular en el que incluía dentro un bosque artificial y muchos animales que usaban para cazar. El palacio se utilizó como hospital militar durante la I Guerra Mundial. Haramlek significa en turco para definir lugares de hombres, mientras que Salamlek quiere decir, o significa, lugar de mujeres. En el palacio, el estilo de construcción y diseño es el bizantino predominantemente, además del estilo gótico, el islámico y el clásico, y decorado con antigüedades francesas, y de estilo barroco y rococó.

Disfrute de un viaje bastante interesante y agradable, y si puede permitirse alojarse y comer en el Helnan Hotel, hágalo, y cene o almuerce en el Zodiac Restaurant, o simplemente tómese un respiro y descanse frente al mar. ~


  • 1