miércoles, 17 julio 2019
16:07
, última actualización
Los medios y los días

Los resistentes

14 mar 2019 / 08:09 h - Actualizado: 14 mar 2019 / 08:13 h.
  • Los resistentes

Empieza a ser asfixiante la presión de la ideología posmoderna. Ya no es sólo transmisión ideológica sino propaganda y ortodoxia que se pretende implantar a fuerza de persuasiones varias. Esto de que me tuviera que defender de la propaganda y presión franquista y ahora de la pseudoprogresista no entraba en mis planes. Manuel Bohórquez se confiesa acosado e insultado en las redes sociales por una cantante, una tal Rocío Márquez, y por su representante, por ejercer su libertad de expresión. Si hubiera sucedido al revés los nuevos tribunales digitales de la inquisición posmoderna hubieran llegado aún más lejos de lo que dice Bohórquez que han llegado, tanto, que de la queja de mi colega se desprende que teme incluso por su integridad física. Un hombre a cuya vida de luchador por la igualdad y los derechos debe esta gente su libertad de expresión se ve reprimido por quienes se han encontrado una vida cómoda gracias a la resistencia que personas como Bohórquez demostraron. Ahora debe resistir contra los franquitos.

El periodista Pepe Fernández aguanta carros y carretas, acosado por la UGT por cumplir su trabajo denunciando lo que cree que debe ser denunciado. Me llegan mensajes por whatsApp para que lo apoye en su causa profesional. ¿No lo voy a apoyar? Pues claro que sí, Pepe es una referencia en el periodismo andaluz, El Confidencial Andaluz que impulsa ahora en la Red, en los años 80 ya era una realidad, salía en papel y funcionaba por suscripción. Pepe Fernández hizo historia cuando conducía el informativo regional de la Cadena Ser durante los primeros tiempos de la democracia, en Andalucía ni un solo producto informativo privado se ha consolidado en audiencia como sí lo hizo su programa, todas las revistas y diarios que han aparecido con el marchamo de andaluces han fracasado.

Después de su paso por Canal Sur y por Onda Cero, Pepe Fernández sigue ahí, al pie de cañón, a veces con su salud quebrantada, pero resiste como un periodista de raza, cuando este diario cerró su versión en papel narró la noticia, no le gustó que desapareciera el papel ni que se quedaran en la calle tantas personas –a mí tampoco ni a esta empresa- pero al menos yo creo que enfocó su crónica de manera equilibrada, contó con firmeza lo que pensaba de nuestro presidente, Antonio Morera Vallejo, pero también cómo Susana Díaz lo tenía en el objetivo por ejercer su derecho a desconfiar y a disentir en relación con ciertas decisiones de la Junta, tuviera ésta razón o no. En ese sentido, el enfoque de Pepe Fernández fue bien distinto al de otros que obraron sin profesionalidad, de mala fe, y escribieron más con el corazón y el hígado que con la cabeza.

Hace unos días leí en El Mundo: “El presunto fraude de la federación andaluza de UGT con subvenciones de la Junta de Andalucía se eleva ya a 41,7 millones de euros. Es la cantidad que figura en el informe que acaba de presentar el perito judicial en el Juzgado de Instrucción 9 de Sevilla, que investiga la supuesta trama urdida por este sindicato para financiarse de forma irregular con fondos públicos. Esta causa judicial se abre a partir de las revelaciones periodísticas de EL MUNDO y otros medios en 2013. Los episodios más llamativos fueron las cenas con barra libre en la caseta de UGT-A en la feria de Abril de Sevilla que se cargaron a la Junta y los 700 maletines fabricados en Asia que la central sindical regaló a los asistentes a un congreso regional también costeados por la Administración andaluza”.

¿Qué pasa? ¿Que los que se autodenominan progresistas o feministas han nacido sin mancha? ¿Pero qué puñetas es esto? ¿La dictadura del buenismo y el celofán? Aquí hacen falta gentes que resistan los embates de un personal que tiene muy poco de alternativo y ha conseguido vender la burra de la modernidad, hay que desenmascarar a una izquierda que es más falsa que las monedas de chocolate y vive del sistema al que critica y habla de revolución sin querer mojarse el trasero. El que resiste, gana, afirmaron Napoleón y Cela. Pero es que aunque no existiera esa frase hay que ser fiel a uno mismo y no venderse por cuatro ideas populistas que insultan a los que de verdad se la han jugado en la historia por transformar las cosas y hasta han dado su vida por ello.


  • 1