martes, 20 febrero 2018
19:07
, última actualización
Sevilla Al Minuto

Manada, la nuestra

Los policías que atendieron a la joven madrileña ratifican la versión de la chica, que fue vigilada días después de la agresión por un detective

18 nov 2017 / 13:06 h - Actualizado: 18 nov 2017 / 13:10 h.
  • Manada, la nuestra

Nadie sabe cómo te llamas. Y no te está beneficiando absolutamente nada el juicio que todos creíamos que dilucidaría lo sucedido aquel fatal julio de 2016.

Mucho se está escribiendo sobre una lacra que, lejos de desaparecer, sigue buscando víctimas en cada feria, cada evento festivo, cada exposición de la mujer ante el hombre. Hoy me veo obligada a denunciarlo una vez más. Principalmente porque, independientemente del curso algo ‘anormal’ que está llevando la justicia —a la que por otro lado siempre se le debe de respetar— se ha puesto en duda tu palabra, tu integridad y tu propia persona.

Te escribo a ti, la chica de San Fermín. No estás sola. Créete que no significa no. Confía en que en algún momento podrás olvidar todo lo sucedido en una noche que ojalá nunca hubiera ocurrido. Y sobre todo, piensa que la verdadera Manada es una jauría de mujeres valientes que saben decir y decidir sobre lo que quieren hacer o no con su cuerpo.

No se puede permitir que por cualquier motivo o circunstancia un grupo de animales hayan hecho lo que te han hecho a ti habiendo en dicha reunión un agente de la autoridad. Un guardia civil no puede saltarse la integridad que imponen las normas del cuerpo. No es apto el consumo de drogas, ni el desorden público que provoca un acto sexual denigrante en un portal de Pamplona, ni la grabación de la agresión, ni la difusión de la misma por una red social, ni el hurto del móvil. Y tú, chica de San Fermín, créetelo. No, no se puede permitir.

Durante estos días muchos están dudando de ti y de tu versión, excepto los policías que te atendieron. Y hasta te pusieron un detective para comprobar el estado en el que pasabas unos días que seguramente te hayan convertido en otra persona, aunque no se te note en la cara porque no quieras que todos nos demos cuenta de que no eres la misma.

No te preocupes. No estás sola. Ni tú ni ninguna mujer a la que le pueda pasar una aberración semejante. Ojalá futuras generaciones tengan clara la diferencia entre el respeto y todo lo demás. Este abuso no es más que fruto de una ignorancia y una falta de educación que no se arreglará mañana. Porque los padres no pueden dejar de ver que hay hijos que actúan así. Por pura diversión.

Exactamente dentro de siete días se celebrará el día internacional contra la violencia hacia las mujeres, el próximo sábado 25 de noviembre. Qué mejor pretexto que la campaña que ha realizado el Ayuntamiento de Sevilla para apoyarte, chica de San Fermín. Bajo el lema El largo de mi falta NO te dice que sí, reitero que ni una prenda de vestir, ni absolutamente ningún gesto debe ser motivo para forzar a ninguna mujer a que su cuerpo pertenezca a otro. Tú eres tuya. Y yo, estoy contigo.


  • 1