lunes, 19 agosto 2019
20:12
, última actualización
Iba por Canalejas

Manuales para torpes

24 ago 2017 / 23:34 h - Actualizado: 24 ago 2017 / 22:41 h.

Los atentados de Barcelona nos han dejado claro cómo no hay que actuar en determinadas ocasiones. Y no me refiero al enfrentamiento entre Mossos y otros Cuerpos de Seguridad del Estado por cuestiones de competencia, o al litigio Gobierno–Generalitat por sacar la mayor tajada del asunto. Me refiero a nuestro gremio, la prensa.

En estos días hemos asistido a una carrera de velocidad por ver quién daba la noticia más rápido, incluso sin contrastar por fuentes policiales. Pero el colmo ha sido ver como determinados periodistas han accedido al manual de formación de los yihadistas y lo han compartido con pelos y señales. Es decir, que si en este país quedaba algún yihadista desnortado, le basta con leer el periódico para saber cómo tiene que pasar desapercibido, sin levantar la más mínima sospecha. Otro tanto ha sucedido en televisión, donde poco menos que nos han cambiado el programa de Arguiñano, explicando como se hace un bacalao al pil pil, por otro programa, donde un chef experto en terrorismo nos ha explicado como se puede hacer una bomba de fabricación casera. «Con su puñetóxido de acetona, su metralla, su envoltorio, y nos queda un explosivo rico, rico, rico», les ha faltado decir.

Viendo todo esto, me resulta difícil de entender cómo los terroristas viajan a Siria a entrenarse, cuando aquí se lo estamos poniendo a huevo. No le vendría mal al gremio un exhaustivo examen de conciencia, que no todo vale en pos de la audiencia. Así que un poquito de por favor, señores. ~


  • 1