lunes, 23 octubre 2017
08:09
, última actualización

Medidas ejemplares...

19 abr 2017 / 22:28 h - Actualizado: 19 abr 2017 / 22:28 h.

En una Madrugá más se produjo lo mejor y lo peor. Pudimos vivir esos momentos inenarrables que llevamos esperando un año entero, donde el tiempo nos acompañó, donde todo brillaba y resplandecía... hasta que un grupo de cobardes (el mejor de los calificativos que se me viene a la cabeza) nos lo estropeó. Y encima hay que darle gracias al Señor y a la Virgen, que tan magníficamente procesionaban por las calles de Sevilla, de que no hubiera ocurrido una desgracia de mayúsculas dimensiones.

Porque lo que ocurrió no fue nada para lo que pudo ocurrir. No es la primera vez que hemos contemplado atónitos avalanchas como la de la Madrugá en otros eventos, desembocando lamentablemente en muertes.

Esto nos lleva a reflexionar a todos; creo que las Hermandades, el Consejo de Cofradías y las administraciones ya han dado un paso importante en tiempo y forma. Ahora queda que se produzcan medidas ejemplares... para quienes organizaron y previeron atemorizar a una sociedad en la noche más relevante del año. Sobre ellos –como bien lo adelantan muchos– debe de caer todo el peso de la ley.

No podemos consentir que, por no obtenerse una medida ejemplar, haya otros mediocres pensando en reincidir o en imitar, conscientes de que la pena que les aguarda es asumible o sencillamente no es para tanto.

También es oportuno dejar clara una postura que el sevillano ha hecho suya. La Madrugá somos todos, y contra todos nadie puede.

Esa son las reglas del juego que una sociedad sabia se ha autoimpuesto. Necesitamos medidas ejemplares para una Madrugá excepcional.

Mientras tanto, ¡sé feliz!


  • 1