domingo, 20 mayo 2018
11:43
, última actualización

‘Molt horrorable’

18 may 2018 / 07:00 h - Actualizado: 18 may 2018 / 09:47 h.

Sr. Quim Torra (me ahorraré lo de estimado, puesto que me cuesta usar elogios con quienes me repudian): No sabe usted lo que me alegro de ser una bestia carroñera con un bache en mi cadena de ADN. No sabe usted la felicidad que siento en mi interior al pertenecer al sur, una tierra donde la gente es sucia, innoble, esclava, inculta e infeliz, puesto que a los que viven en su norte usted los califica justo con los términos contrarios.

Pero sobre todo, no se imagina lo extraordinariamente feliz que soy al ser racialmente inferior a usted por el hecho de ser español y usted catalán (y también español, por tanto). Y me alegro de tal manera porque si la superioridad consiste en llegar al nivel de pobreza intelectual y racismo extremo que usted demuestra, entonces, mejor ser inferior, pero digno.

Ser nacionalista no debería ser inherente a ser xenófobo, porque se puede luchar por cualquier idea siendo educado y decente. Pero de donde no hay no se puede sacar. La mejor muestra de que en España y, por ende, en Cataluña hay democracia es que nuestro sistema permite a un tipejo como usted llegar a ser presidente, pese a su discurso de odio nauseabundo contra todo el que no piense como usted.

Frases suyas en Twitter como «los españoles en Cataluña son como la energía: no desaparecen, se transforman», lo dicen todo de usted.

Pero no crea, esta bestia con forma humana se alegra enormemente de su nombramiento. Así no tenemos que imaginar si es usted miserable. Simplemente, lo comprobamos


  • 1