martes, 21 mayo 2019
23:10
, última actualización

¡Mucha suela al zapato!

María Graciani m_graciani /
17 mar 2019 / 07:51 h - Actualizado: 16 mar 2019 / 10:24 h.
  • ¡Mucha suela al zapato!

Nuestro refranero, reflejo de la experimentada sabiduría popular, nos dice: "si quieres llegar a viejo, poca cama, poco plato y mucha suela al zapato" ¡con qué gracia, arte y acierto expresa el refranero las grandes verdades vitales! porque si quieres disfrutar y hacer disfrutar a los demás de la gran experiencia que es la vida durante muchos años (y, sobre todo, que esos años tengan los pulmones llenos del oxígeno de la calidad), harás bien en no abusar ni del dormir ni del comer y gastar mucha suela porque caminando es como el tiempo vuela y ¡se te pasa hasta el dolor de muelas! (lo digo por experiencia).

Con el ÁNimo de DAR...

A mí me encanta caminar, procuro andar cada día entre 10.000 y 15.000 pasos, y durante el paseo refresco mis pensamientos, se energiza el cuerpo y se revitalizan los sentimientos, ahí está la magia del caminar: no sólo mueves las piernas sino que mueves tu vida entera... Tu perspectiva se actualiza y de repente, casi inexplicablemente, ¡se te ocurren las mejores ideas del día! Ya lo decía el Premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman:"Los mejores pensamientos de mi vida los tuve durante mis paseos" En serio, pruébalo, ve incrementando paulatinamente tu número de pasos y así, antes de lo que crees, descubrirás el secreto de "ANDAR", y es que cuando llevas algunos paseos a tus espaldas, se te empieza a despertar el ÁNimo de DAR ("ANDAR") pero ¿de dar, exactamente, el qué? pues una serie de cosas importantes que, por un motivo u otro, habías ido postergando, se habían quedado anquilosadas en el baúl de los recuerdos pero como el movimiento físico invita al movimiento mental y emocional, comienzas a "ANDAR" y se activa el ÁNimo de DAR:

- Respuestas: a esas preguntas que, desde hace un tiempo, te rondaban la mente y no te atrevías a contestar.

- Un paso más: superando así el bloqueo mental que no te permitía avanzar en tu nuevo proyecto.

- Tiempo: ese bien tan preciado y demandado por tu familia, amigos ¡hasta por tu mascota! Siempre diciendo que no tenemos el suficiente... Pero cuando empiezas a "ANDAR", te das cuenta de que sí, sí que tienes tiempo, lo que te faltaba era dirección... Pero como tus nuevos pasos avivan mente y corazón, ya te encuentras en predisposición de gestionar mejor tu tiempo.

- Cariño: Cuando te pones a "ANDAR", se despierta tu ÁNimo de DAR cariño. En primer lugar, empezando por ti mismo porque descubres lo sano, positivo y gratificante que es cuidarse por fuera y como esto revierte por dentro; y seguidamente, te dan ganas de compartir ese bienestar con tu entorno, de cuidarlos más para que se sientan mejor.

- Dar altruístamente: Y, definitivamente, el "ANDAR" nos pone en marcha desde el punto de vista vital, nos hace liberar endorfinas (la hormona de la felicidad), lo que se traduce en un mejor humor y nos permite estar más dispuestos a las demandas de nuestros semejantes, sin esperar algo a cambio, sencillamente porque nos gratifica comprobar la satisfacción que puede generar nuestra solidaridad.

No lo dudes, si quieres pasar un buen rato, tener más vidas que un gato y, sobre todo, convertirte en un ser humano grato, recuerda: ¡Mucha suela al zapato!


  • 1