martes, 19 septiembre 2017
15:03
, última actualización
Siempre de frente

No habrá mujeres

16 sep 2017 / 21:22 h - Actualizado: 16 sep 2017 / 21:23 h.

No ha hecho más que arrancar el curso y ya está todo previsto. Ignacio del Rey Tirado y Pepillo Gutiérrez Aragón serán los encargados de anunciar la Semana Santa de 2018. Ya está decidido, transmitido y aprobado por la Autoridad Eclesiástica, anunciado y celebrado. ¡Enhorabuena a los elegidos! Sus trayectorias les avalan. Se ve que la Sección de Penitencia del Consejo camina sobre seguro y que esta vez hizo el tanteo con antelación. En febrero, en el caso del cartel, y el 18 de marzo, en el pregón, sabremos si han acertado. En cualquier caso, tenemos mayor margen que otras veces para disfrutar de esta cuenta atrás. Y no es que la Semana Santa sea tardía, todo lo contrario, sino que los hombres de Sainz de la Maza son muy tempraneros y ya anunciaron que adelantarían esta elección –hecho que agradecerán especialmente los elegidos por tener más margen para realizar sus obras–. Al menos esto ya está hecho, porque les queda una buena con la propuesta del Martes Santo, cuyos hermanos mayores no han dejado nada al azar y han preparado minuciosamente su plan, y con la Madrugá –dicen que la quieren tener resuelta para la Inmaculada–. ¿Una mujer? Me habré equivocado. Será que se han encomendado a la Virgen para todo esto porque por lo demás, seguramente será un error mío.

¿No ha llegado la hora de que una mujer se suba a las tablas del Maestranza y nos empuje a todos a vivir intensamente nuestra Semana Santa, con sus cofradías en la calle y los cultos en los templos, con los oficios y las penitencias? Por lo que sabemos, el Consejo ha vuelto a tantear a la periodista Charo Padilla –ojalá alguna vez diga que sí y traslade a la rigidez del acto su soltura, su cercanía, su frescura habitual tras los micrófonos de Canal Sur y su profundo conocimiento y sus vivencias de nuestras hermandades y cofradías– pero, entretanto, ¿no hay más donde escoger? ¿No hay una actriz sevillana, cofrade, habituada a ponerse ante el público, con una dicción perfecta y un manejo del lenguaje y de las artes de la comunicación a la que llamar? ¿No hay una historiadora, conocedora, con cimientos firmes, de los avatares de nuestra Semana Santa que no tuvo reparos en contribuir al gobierno de la ciudad cuando le fue solicitado a la que ofrecérselo? ¿No hay sevillanas que ya hayan abrazado el atril en otros pregones, exaltaciones o meditaciones que estén dispuestas? ¿No hay cientos, miles, de hermanas que trabajan cada día en el seno de sus hermandades, sea en las juntas de gobierno o limpiando plata, sacristías, como camareras que tengan un visión íntima de la Semana Santa que compartir con todos, y con la misma formación y profesionalidad que los hombres? ¿Tan mal les ha ido cuando eligieron mujeres cartelistas? Me parece que no.


  • 1