jueves, 22 agosto 2019
13:34
, última actualización

No se enteran

La frase de Pepe Castro de que no es lo mismo el Rijeka que el United pasará a la historia, al mismo recopilatorio que la seca piscina a la que se tiró por Rakitic

04 jul 2015 / 22:48 h - Actualizado: 04 jul 2015 / 22:53 h.

Empecemos sin rodeos, al grano. Si hay una razón (necesidad) para subir el precio de los abonos del Sevilla, esta no se ha comunicado bien. La frase de Pepe Castro de que no es lo mismo el Rijeka que el United pasará a la historia, al mismo recopilatorio que la seca piscina a la que se tiró por Rakitic. No es el don de Castro el explicar las cosas en público. Entendemos lo que quiso decir, que la Champions es de mayor categoría que la Europa League. Pero es que esa obviedad al hincha le da igual, mire usted. El sevillista quiere ver al Sevilla, sea en la Liga de Campeones o ante Levante B que goleó en el Sánchez-Pizjuán en 1997. No paga por ver al United, que sólo Castro sabe que vendrá a Nervión... El enfado del hincha no reside en que el abono sea caro (ahí puede haber debate), ni mucho menos que el del Betis, el vecino, esté tirado a precio de ganga en busca de reunir más socios. La resignación de la mayoría sevillista viene de una suma de circunstancias. Para empezar, el hincha del Sevilla lleva 10 años gastándose lo que no está en los escritos en su club y siendo exprimidos al máximo con unos abonos durante años carísimos en cualquier parte de España y extremadamente carísimos si incidimos en que Sevilla es una de las ciudades con más paro y pobreza del país. Para continuar, el club sigue acumulando ventas millonarias de sus jugadores.

¿Qué necesidad hay de darle una vuelta de tuerca más al bolsillo del sevillista? Si hay que ayudar al club se ayuda, como ya ha demostrado el aficionado en más de una ocasión (terminación del estadio, fichaje de Bertoni, 41.500 socios y lista de espera con precios por las nubes...). Pero subir por subir son ganas de cabrear a la gente. Claro que el que pagó 240€ por ver desde el Gol Sur al Sevilla pagará ahora 290€ (incluso los del Gol Norte con un chaleco reflectante al lado). Pero insisto, ¿qué necesidad había? ¿Uno o dos millones mas que permitirán al Sevilla ganarle a ese United? ¿Y si la cláusula de Bacca hubieran sido 28 en vez de 30 kilos? ¿Habría que pedir un préstamo? Puede llegar a tener razón el club, desde cierta perspectiva, en que el carnet no es caro. Pero no se enteran. No es eso, se trata del detalle de rascar un poco más en la cartera del exprimido hincha cuando las ventas y premios son millonarios y a los ciudadanos de a pie cada vez les cuesta más encontrar o mantener un puesto de trabajo, aunque sean indignos, como los que proliferan. Si le unimos que haber mantenido el precio, además de un gesto de categoría hacia los tuyos, habría provocado 2.000 abonos más, por ejemplo, más clara la cosa. Y ahora miren qué ha hecho un Wolfsburgo de Champions o qué valen las entradas para ir a ver al Bayern. En la rica Alemania, oiga.


  • 1