jueves, 23 noviembre 2017
14:49
, última actualización
Deportes

No todo es dinero

El culebrón Vitolo llegó a su fin con el desenlace más inesperado. El canario antepone los intereses de su familia y del Sevilla al contrato con el Atlético

11 jul 2017 / 11:45 h - Actualizado: 11 jul 2017 / 11:48 h.
  • No todo es dinero

Si usted es asiduo a estas líneas, recordará el argumento que el pasado sábado se exponía aquí para entender la marcha de Vitolo al Atlético de Madrid. Quien le escribe sostiene –me mantengo en esa idea–, que salir del Sevilla para jugar en el equipo del Cholo es algo lógico. Sobre todo si el cambio supone una mejora sustancial en lo económico, pues en lo deportivo las dos entidades pelean por el mismo objetivo. Me equivoqué. Al final será verdad que en esto del fútbol aún queda algo de romanticismo. Y cordura. Rechazar por segunda vez, como ha hecho Vitolo, la oferta que sobre la mesa ponía el Atleti, se cimenta en varios motivos. El primero y principal, no poder jugar a las órdenes de Simeone como mínimo hasta enero. Un riesgo que el propio futbolista prefiere no correr, sobre todo con el Mundial a la vuelta de la esquina. ¿Quién puede asegurar que llegará y besará el santo en el nuevo Wanda Metropolitano? Con algo menos de seis meses de campeonato por delante, sabe que de no acabar la temporada a buen nivel, entrar en los planes de Lopetegui puede ser una moneda al aire. Por otro lado, está la familia. Vitolo siempre sostuvo que Sevilla cuenta con lo que su mujer y sus dos hijos necesitan para ser felices. Se ve que esto ha vuelto a pesar para el canario, para el que la situación de sus pequeños es clave. Ya en el último mercado veraniego pasó algo parecido. Por si fuera poco, la oferta económica que presentaron los madrileños no dista tanto de la que sobre la mesa puso el Sevilla. Es cierto que el montante económico por temporada era mayor firmando con los colchoneros, algo que el Sevilla pudo superar al ofrecer un año más de contrato. En definitiva, una situación similar a la que en su día vivió Gameiro, pero con distinto final.

Por supuesto incidió sobremanera el hecho de tener que jugar seis meses en Las Palmas como paso previo para llegar a La Peineta. La vigilancia de la FIFA y la fórmula diseñada para sacarlo de Nervión no han convencido al jugador, que aun teniendo la aprobación del ente federativo corría un riesgo elevado tanto a nivel personal como deportivo. Con todo, el paso al frente de Vitolo también ha sido valorado por el Sevilla, que ha jugado un papel fundamental en todo este lío. Mientras el presidente de Las Palmas hablaba del canario como jugador amarillo, desde la planta noble de Nervión se seguía negociando con su futbolista. Se esgrimieron los argumentos anteriormente mencionados y se intentó convencer a Vitolo. Salió cara. El Sevilla logró retener al atacante para gozo de su afición, que a buen seguro no olvidará el gesto del futbolista. Y es que Vitolo ha permitido a los sevillistas sacar pecho. El primero en hacerlo fue el mismísimo presidente, quien aseguró que «al Sevilla se le ha faltado al respeto». Un aviso a navegantes y un mensaje que calará hondo en la hinchada sevillista, pues que Vitolo se marchase al Atleti iba a provocar el enfado de la afición. Quién sabe qué deparará el futuro con respecto a Vitolo y el Atlético de Madrid. Por ahora, se queda en Nervión y el precio sube. Ya son 50 kilos.


  • 1