lunes, 24 septiembre 2018
07:36
, última actualización

Papis de alquiler

03 sep 2018 / 18:36 h - Actualizado: 03 sep 2018 / 18:37 h.

Decían que la crisis no era económica, o no solo, sino de valores. Pero ahora que vamos saliendo, llevamos la economía por bandera y los valores de retaguardia, solo por si acaso. Y entre tanto, el campo se terminó de cubrir con plástico para que produjera más; a las gallinas les encendimos la luz para que pusieran más huevos; hinchamos los pollos para comérnoslos en 45 días; y nos entusiasmamos con los precios bajísimos de la ropa sin enterarnos de que su cadena de producción comienza en cero, al otro lado del mundo miserable, precisamente donde se pone de moda comprar y vender bebés con el mismo criterio capitalista de pobres que se dejan. La mujer como materia prima es el colmo de esta carrera de la falsa progresía, porque le arrebata la dignidad a la mujer que vende su vientre a falta de otra parcela; a la que lo compra, evidenciando la reducción de su valor al vientre que no tiene; y a todas las mujeres, al focalizar esa falta de stock en la demanda de su maternidad, al margen de sus compañeros.

El alquiler de vientres despunta justo cuando podría alquilarse un hogar acondicionado, un baño, unos cubiertos o una pasta dental, ese materialismo del corazón que cada vez menos papis les ofrecen, por ejemplo, a los cada vez menos niños saharauis que llegan desde el desierto cargados de amor. A estos niños, ya de vuelta, los esperan hoy las madres que los parieron en la calima de Tinduf, pero aquí han dejado no una madre, sino papis en cualquiera de sus géneros, que se dejaron alquilar un verano en paz con sus corazones abiertos para que otros niños, los nuestros, aprendan dignidad. Es el caso de Verónica y Florián, que hoy están sordos porque su niño saharaui les había llenado de risa el hogar y acaba de regresar con los papás que les dieron la vida no con el egoísmo de alquilar a otros seres humanos para su felicidad de artificio, sino con el artificio de compartir la vida que crearon con quienes también estuvieran dispuestos a ser papis. ~


  • 1