sábado, 23 marzo 2019
16:26
, última actualización
La Tostá

Pendientes de la política sucia

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
15 mar 2019 / 13:50 h - Actualizado: 15 mar 2019 / 13:51 h.
  • Pedro Sánchez en un acto público de Logroño. / E.P.
    Pedro Sánchez en un acto público de Logroño. / E.P.

TAGS:

Se lo están poniendo a huevo a Pedro Sánchez, aunque ya lo escribí aquí mismo hace más de un mes: ganará las elecciones con más votos de los que les dan las encuestas. Y no es porque los españoles en general se fíen de este peligroso elemento, de Sánchez, que ha dado muestras de la clase de político que es, sino porque sus rivales están siendo de una torpeza increíble, sobre todo Pablo Casado. El hecho de que sea de derechas me da igual, porque la derecha ha estado siempre ahí y ha gobernado mucho en España, en democracia y fuera de ella, con sus aciertos y errores. Lo que no me da igual es cómo está evolucionando el líder del PP conforme van pasando los días y nos a cercamos al 28 de abril. Da miedo este sujeto, a veces solo por su mirada cuando se refiere a sus contrincantes, una mirada fría que transmite cosas extrañas, o al menos me lo parece. No lo digo solo por la polémica Ley de Apoyo a la Maternidad, que tanto se está manipulando en los medios, sino por más cosas. Se ha liado una buena con esta ley para acabar con el “invierno demográfico” en nuestro país, porque lo que se le ha hecho llegar a los ciudadanos es que el Partido Popular pretende no expulsar a las inmigrantes que den sus hijos en adopción, y parece que no es así. Como se lee poco en general y determinados medios lo saben, se coloca un buen titular y lo demás viene ya rodado: millones de personas se ponen a insultar y a criticar a Casado, cuando, según parece, solo se trata de ampliar al ámbito estatal una medida que ya está en la Comunidad de Madrid desde hace tiempo, y que nadie criticó en su momento, o no lo recuerdo. Casado puede ser miserable, pero no tanto. ¿Puede llegar a ser el nuevo presidente de España? Por supuesto que puede. Ahora mismo está más cerca de serlo Pedro Sánchez, pero falta más de un mes para que vayamos a votar y la maquinaria de la política sucia está ya engrasada con mierda. No se extrañen que mañana mismo le saquen algo nuevo al líder socialista, aunque haya estado poco tiempo en la Moncloa, que le arruine la campaña. Porque con lo de la tesis no van a cambiar la intención de voto de los ciudadanos, claramente decidida por una buena mayoría. No es que esté el pescado vendido, pero casi.


  • 1