miércoles, 26 abril 2017
05:04
, última actualización

Precursores

19 abr 2017 / 23:26 h - Actualizado: 19 abr 2017 / 20:00 h.

Ahora que vamos a celebrar el 25 aniversario de la Exposición de 1992 es buen momento para recordar a las personas e instituciones que hicieron posible que se llegara a la celebración del evento. Personas e instituciones, en muchos casos de opciones políticas diferentes y opuestas, que lograron ponerse de acuerdo para que el Bureau International des Expositions (BIE), organización intergubernamental que regula y reglamenta la celebración de la exposiciones Universales desde 1931, concediera a Sevilla-España una muestra que conmemoraba los 500 años de la llegada de Colón a América.

Todo comienza en 1976 cuando el actual rey emérito, Juan Carlos I, visita República Dominicana y propone celebrar una exposición para celebrar el V Centenario. Con el paso del tiempo y las gestiones emprendidas el Ayuntamiento de Sevilla, en aquel entonces presidido por Luis Uruñuela (PSA), solicita oficialmente la celebración del evento en la ciudad, aunque todavía en aquel momento, 26 de enero 1981, no había concluido de pagar el préstamo que el municipio pidió en la década de los años 20 para realizar la anterior exposición de 1929.

Un año más tarde y después de múltiples gestiones, el Gobierno de España, presidido por Leopoldo Calvo Sotelo (UCD), solicita oficialmente la celebración de la Exposición el 3 de marzo de 1982 cuando aún estaba caliente el golpe de estado y el plazo de petición estaba a punto de cerrarse.

En estos años iniciales son dos personas, una muy cercana al Rey, Manuel Prado Colón de Carvajal, y otra tan sevillano que es originario de Cádiz, Miguel Sánchez Monte de Oca, las únicas que realmente se movían para que el evento tuviera lugar y el expediente siguiera el adecuado tránsito administrativo y político.

Con la llegada de Felipe González al Gobierno de España, de Rafael Escudero al de Andalucía y la elección de Manuel del Valle como alcalde de Sevilla la celebración del V Centenario se convierte en la palanca perfecta para modernizar nuestra ciudad y la comunidad autónoma. También hubo muchos otros políticos que empujaron a favor de la celebración: Luis Yáñez desde el Instituto de Cooperación Iberoamericana, Miguel del Pino en la Diputación Provincial, José Rodríguez de la Borbolla nuevo presidente de la Junta, y Alfonso Guerra a la sazón vicepresidente del gobierno que logró coordinar políticamente este proyecto que cambió Sevilla y Andalucía.


  • 1