martes, 20 febrero 2018
19:07
, última actualización
Sevilla Al Minuto

Quién fuera checoslovaca

Sigue el caso del empresario que simuló besar a Teresa Rodríguez

25 sep 2017 / 09:24 h - Actualizado: 25 sep 2017 / 09:28 h.
  • Quién fuera checoslovaca

La explicación que la semana pasada ha dado a la Fiscalía el empresario y ex vocal de la Cámara de Comercio Manuel Muñoz es lo que faltaba ya por escuchar: «Era una broma a una señora que es de Cádiz, si hubiera sido de Checoslovaquia, no se la gasto».

Parece ser que el machismo con el que muchos no creen que conviven pero que de alguna forma u otra sale en algún momento de sus vidas, tiene que ver hasta con el hecho de la gracia a la que una le haga un gesto obsceno y que está fuera de lugar, y también, con tu lugar de procedencia.

Cuando ocurren este tipo de cosas, como la broma a Teresa Rodríguez, o la otra broma de Juan y Medio que consistió en cortar con unas tijeras la falda de la copresentadora de nada más y nada menos que uno de los programas más vistos de Canal Sur, me planteo dejar de comentar con otras personas lo escandaloso que es. Porque en cierta medida, aburre dada la cantidad de casos que aparecen semana tras semana. Pero no, no lo voy a hacer.

La única defensa que las mujeres vamos a tener es la que nos hagamos nosotras mismas, tanto en el periodismo, en política, en el empresariado y en lo que sea. Porque llegado el momento de la bromita resulta que se tiene que perdonar como si no hubiera pasado nada, y más aún, aguantar que la explicación que este señor le ha dado a la Fiscalía se debe a que Teresa es de Cádiz y es graciosa. Si es nórdica no, porque según este individuo, ellas no hacen este tipo de bromas.

Esta sociedad sigue siendo vergonzosa y vergonzante. ¿Cuántas veces más vamos a tener que reivindicar una igualdad de condiciones y de tratamiento que además nos corresponde? Pues se tendrá que decir todas las veces que sea necesario porque ninguna mujer se merece ni una pseudobroma de este calibre, porque entre otras cosas, es una aberración y un insulto a la mujer.

¿Se le hubiera ocurrido al señor Manuel Muñoz hacer lo propio con un hombre, o en este caso y extrapolándolo a otra persona de la política, a Antonio Maíllo, o a Juan Marín? No podemos dejar que estas vejaciones veladas y estas barbaridades sigan ocurriendo. Porque a día de hoy las cosas siguen así, y a las mujeres se nos exige el doble que a los hombres. Y lo peor no es que la sociedad no avance, es que es muy triste que las generaciones venideras tengan que convivir con estos ridículos episodios que parece, nunca van a cesar. Porque la desigualdad únicamente será erradicada desde la educación y los valores, algo que se lleva poco en España.

Quien fuera checoslovaca para no tener que aguantar estas tonterías y ser respetada en un mundo dirigido y manejado por hombres.


  • 1