jueves, 23 noviembre 2017
13:50
, última actualización
Pareja de escoltas

Restauraciones

10 nov 2017 / 23:40 h - Actualizado: 10 nov 2017 / 23:41 h.

Los ejemplos son recientes y más que elocuentes. El primero, y más mediático, es el excelente resultado de la intervención practicada al Señor de las Tres Caídas de Triana. Pedro Manzano ha sumado sentido y sensibilidad para calibrar el alcance exacto de una limpieza que también tenía sus límites. Bucear en las antiguas policromías habría sido un reto científico pero la historia devocional de la imagen se habría resentido. Algo parecido ocurrió en su momento con la intervención de los Cruz Solís sobre el Señor del Gran Poder. El rigor facultativo necesitaba apoyarse en una especial sensibilidad y conocimiento de la imagen para preservar su unción sagrada. Las redes sociales y sus duendes también han enseñado el estado de los trabajos que se están practicando sobre el Cristo de la Agonía de la localidad vizcaína de Vergara en el Instituto de Patrimonio. Llegó a Sevilla para ser expuesto en el Santo Ángel junto al crucificado montañesino de los Desamparados y el Cristo del Seminario de Granada, obra de Pablo de Rojas. Esas fotografías muestran la espléndida policromía que se asoma bajo los barnices oxidados y el hollín. Es entonces cuando merece la pena limpiar, buscar, descubrir los auténticos valores de la obra. El problema es cuando se aplican esos rígidos criterios científicos sobre imágenes de indudable valor devocional pero mayor endeblez artística. Algunos ejemplos son recentísimos...


  • 1