miércoles, 22 mayo 2019
10:47
, última actualización

Ríos andaluces carentes de protección

Andalucía es la única comunidad autónoma española que aún no ha declarado sus reservas fluviales. Hay 24 ríos o tramos de ríos que esperan esta figura de protección para poder ser incluidos en la red nacional, donde ya hay declaradas 189 reservas

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
16 jun 2018 / 22:05 h - Actualizado: 16 jun 2018 / 22:10 h.
  • El río Chíllar, localizado en la parte oriental de la provincia de Málaga, entre los términos municipales de Cómpeta, Frigiliana y Nerja. / Fotos: El Correo
    El río Chíllar, localizado en la parte oriental de la provincia de Málaga, entre los términos municipales de Cómpeta, Frigiliana y Nerja. / Fotos: El Correo
  • El Arroyo de Valdeinfierno, ubicado en la provincia de Cádiz.
    El Arroyo de Valdeinfierno, ubicado en la provincia de Cádiz.

En los planes hidrológicos de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, las cuencas de los ríos Guadalete y Barbate y las cuencas del Tinto, Odiel y Piedras, la Junta de Andalucía tiene identificadas 24 reservas naturales fluviales que suman 261,7 kilómetros de longitud, que deberían haber sido incluidas en la red nacional de reservas fluviales. Esta red protege a aquellos ríos o tramos de ríos que se conservan por su buen estado o por sus especiales características hidromorfológicas.

Sin embargo, tres años después de ser aprobados los planes hidrológicos, la Junta de Andalucía es la única administración pública del Estado español que todavía tiene pendiente la declaración formal de sus reservas fluviales, como han denunciado desde la organización Ecologistas en Acción. «Este hecho supone desatender las obligaciones legales que tiene la Junta, ya que la normativa de aguas obliga a que los planes hidrológicos contengan las reservas naturales fluviales declaradas de sus respectivas demarcaciones hidrográficas», explica Raúl Urquiaga, responsable del proyecto de reservas naturales fluviales de Ecologistas en Acción.

El resto de demarcaciones de competencia intracomunitaria (Galicia-Costa, parte vasca del Cantábrico oriental y Distrito de Cuenca Fluvial de Cataluña) ha hecho ya uso de sus competencias y ha declarado sus respectivas reservas. Por eso, viendo que en Andalucía la Junta había dejado en un cajón la declaración de esta figura de protección de los ríos, Ecologistas en Acción asegura que se ha dirigido en varias ocasiones a las personas responsables en materia de agua de la Junta de Andalucía, «reclamando la necesidad de su declaración urgente». «Hasta el momento, sólo han existido buenas palabras que no se han plasmado en ningún hecho jurídico», explican desde la entidad medioambiental.

La organización ecologista considera que la Junta de Andalucía está haciendo «una dejación de funciones» que perjudica gravemente a la conservación de los mejores tramos fluviales andaluces. Actualmente no existe ninguna traba legal o administrativa que impida que el Consejo de Gobierno las declare formalmente, aseveran desde la organización conservacionista.

En total, en el conjunto del Estado existen ya 189 reservas naturales fluviales declaradas, lo cual suponen 3.003 kilóemtros de ríos protegidos. Esta figura de protección, única en la UE, supone una garantía para la preservación del buen estado y de las especiales características de los ríos mejor conservados. Dadas las presiones y las amenazas que vienen sufriendo los ecosistemas fluviales, resulta una herramienta de máximo interés para su conservación en el futuro.

En noviembre del año 2015 se inció el proceso de declaración de las primeras de esta reservas. Las 82 reservas naturales fluviales que se incluyeron en la red nacional se aprobaron por el Consejo de Ministros . Se trataba de tramos fluviales con escasa o nula intervención humana y con un muy buen estado ecológico.

Así quedaba garantizada de cara al futuro la protección de los ríos mejor conservados de las demarcaciones hidrológicas bajo tutela de la Administración central: Tajo, Duero, Guadiana, Guadalquivir, Júcar, Segura, Ebro, Miño-Sil y Cantábrico. Ecologistas en Acción mostró entonces su satisfacción, ya que nueve de las reservas declaradas entonces fueron propuestas por la organización ecologista.

Sin embargo, Ecologistas en Acción apuntaba entonces que esa primera declaración era sólo el primer paso de cara a garantizar la protección de los mejores ríos de la Península Ibérica, «ya que en este acuerdo se han declarado solamente aquellos tramos fluviales identificados en los planes hidrológicos con la calificación de muy buen estado ecológico». Entonces ya se avanzaba que meses después a estas primeras 82 reservas se sumarían las de Cataluña, Andalucía y Galicia, que sumarían unas 75 reservas fluviales, con 570 kilómetros más.

También quedaba pendiente la declaración de aquellos ríos identificados como reservas naturales fluviales en los planes hidrológicos pero que no alcanzan el «muy buen estado ecológico». Esta declaración quedó pendiente de la entrada en vigor de una modificación legislativa, del Reglamento del Dominio Público Hidráulico.

Una red representativa

Tras la culminación de este proceso, cuando Andalucía declare las últimas reservas fluviales del país, se contará con una red de reservas naturales fluviales suficientemente representativa de la tipología de ríos existentes en España.

Ecologistas en Acción actualmente está realizando el proyecto Formación para la gestión y la conservación de las Reservas Naturales Fluviales. Una iniciativa que pretende dar a conocer y favorecer la consolidación de las reservas naturales fluviales en todo el Estado.

Entre otras actividades, se están desarrollando charlas y talleres en la mayor parte de las demarcaciones hidrográficas. El 1 de junio se realizaron sendas actividades en Málaga y Estepona, entre otras.

Cuatro claves que explican qué son las reservas fluviales

¿Qué son las reservas naturales fluviales?

Son aquellos tramos de ríos con escasa o nula intervención humana, a los que se decide preservar. Se trata de cauces o tramos de cauces, tanto de corrientes naturales, continuas o discontinuas, con especiales características o importancia hidrológica, en los que las presiones e impactos producidos como consecuencia de la actividad humana no han alterado el estado natural.

¿Qué novedad supone respecto a otras figuras de conservación?

Su ámbito se circunscribe al dominio público hidráulico. Lo que se protege es al río en sí mismo, como elemento con entidad propia, más allá de los hábitats o especies que contenga. Supone una importante novedad en el ordenamiento normativo y una garantía para la preservación de los ecosistemas fluviales.

¿Qué supone la declaración de reserva natural fluvial?

Implica que ya no se permite en ellas realizar usos o actividades que pongan en riesgo su estado natural o sus especiales características. Cada reserva natural fluvial debe contar con unas medidas de gestión que serán incluidas en los planes hidrológicos.

¿Qué objetivos tiene la red de reservas naturales fluviales?

Se han determinado siete objetivos que deben cumplir entre todas las reservas naturales fluviales declaradas:

1) Conservación de los valores ecológicos e hidromorfológicos.

2) Representatividad de ecotipos y singularidades hidrológicas.

3) Conocimiento y observación de los procesos ecológicos e hidromorfológicos naturales.

4) Seguimiento del cambio climático.

5) Mejora de estado y restauración.

6) Conservación de Espacio Natural Protegido: corredor ecológico.

7) Difusión de la población y desarrollo del medio rural. ~


  • 1