miércoles, 17 julio 2019
16:07
, última actualización

¡SAL-TA!

María Graciani m_graciani /
24 feb 2019 / 06:00 h - Actualizado: 24 feb 2019 / 06:00 h.
  • ¡SAL-TA!

Cuando era pequeña, mi madre me contó un cuento que, en aquel momento, no entendí como se merecía, se trata de la historia de la princesa y la sal. Un rey le pregunta a cada una de sus tres hijas que cuánto lo quieren, las dos mayores responden que más que al oro y a los diamantes pero la tercera (sin duda, la más original) dice que lo quiere más que a la sal... El Rey no entendió la respuesta y disgustado, desterró a su hija. Tiempo más tarde, el Rey se pierde por el bosque, lo acogen en una casa, le sirven lo que parecía un suculento manjar que, en realidad, estaba incomible... Hace llamar a la cocinera y ésta no era otra que su hija: "la comida no sabe a nada porque no lleva nada de sal, ¿entiendes ahora cuánto te quiero?" y el Rey, arrepentido por su comportamiento, entendió por fin...

Lo primero que pienso ahora al rememorar este cuento es que el amor es difícil de cuantificar pero fácil de demostrar y sin duda, si está en algún lugar, su "residencia habitual" estaría en los pequeños detalles diarios (¡como la sal!), porque las grandes ocasiones están hechas con los ladrillos de esas pequeñas decisiones... Igual que un plato que a la vista se antoja exquisito, sin sal, estará soso; el talento de cada cual, sin su sal... no tendría mucho que aportar al paladar de la humanidad. Por lo que afín de que tengas una "existencia sabrosa", te invito a que adoptes, desde ya, como lema personal "¡SAL-TA!" y apreciarás como mejoran las cosas, porque quien conoce la SAL de su TAlento, sin duda, vive más contento y sabrá estar atento a todo aquello que nutra el profesional y el humano crecimiento.

¡La sal de la diversión!

"Estupendo, pero ¿y dónde está la SAL del TAlento?" -probablemente, a estas alturas, esta pregunta esté rondando tu pensamiento-, y la respuesta la tienes justo aquí, en tu nuevo lema: "¡SAL-TA!" porque la diversión (el saltar, el reír, el jugar, en definitiva, el disfrutar) es lo que va a potenciar tu TAlento. ¿Se puede ser talentoso sin ser divertido? como poder, se puede; de la misma forma que es posible cocinar sin sal, pero entonces el plato... como que no sabe igual, sentimos que le falta algo.

Descubriendo la COM-BA

¡Pues vaya descubrimiento! como no tiene años... Ya, pero ésta es otra. Tenemos claro que la SAL del TAlento es la diversión, sabemos también que puede existir el talento sin diversión (aunque quede más bien "sosón") y ahora damos un paso más y profundizamos en otra innovación, nuestra singular COM-BA porque, en muchas ocasiones, en el CÓMo está la gran BAtalla. Ya sea en tu vida personal o profesional, el cómo hagas las cosas es lo que te va a diferenciar (por eso, no es lo mismo cocinar con o sin sal). Quien verdaderamente SAL-TA, tiene claro que la SAL de su TAlento está en disfrutar y en hacer disfrutar, en propiciar buenos ratos y hacer que la gente se sienta bien gracias a su talento divertido (porque el talento aburrido, suele pasar más desapercibido). Quien verdaderamente SAL-TA, demuestra dominar con maestría el arte de la COM-BA; tiene claro que en el CÓMo está la BAtalla, sabe que una experiencia sin sabor... No daría la talla; quien verdaderamente SAL-TA es consciente de que el fin no justifica los medios, que ni todo vale ni hay que decir vale a todo (que si no luego habría que entonar el conocido "de aquellos polvos, estos lodos...") y sobre todo, quien verdaderamente SAL-TA demuestra que, lo que hace, ¡le encanta!

Tenlo claro tú también: encántate, encanta y, fundamentalmente, siempre...¡SAL-TA!


  • 1