domingo, 18 agosto 2019
23:48
, última actualización

Sensual-Mente

La ‘sensual-mente’ se podría definir como una inteligencia apasionante que hace de tu liderazgo algo resonante

María Graciani m_graciani /
15 jul 2017 / 20:30 h - Actualizado: 18 jul 2017 / 17:17 h.
  • Sensual-Mente
  • Sensual-Mente

Son dos palabras. Leída de corrido, parece una; una especie de respuesta a una hipotética pregunta: «¿cómo lo harías?», contestación: «sensualmente» (adverbio de modo), pero no, como habrás podido adivinar por el guion, son dos palabras: sensual-mente, es decir, se trata de una mente cautivadora, de las que pueden transformar las más tediosas horas en unas vacaciones en Bora-Bora, la aurora de una forma de ser y hacer que enamora, la mejor embajadora del sentido, ¡más refrescante y divertido que un paseo en lancha motora!

La sensual-mente se podría definir como una inteligencia apasionante que hace de tu liderazgo algo resonante porque obtienes respuesta, y ¡qué respuesta! Cuando algo es resonante es porque se propaga con rapidez e infunde en los demás una actitud 10 que les impulsa a seguir adelante y desarrollar una historia realmente impactante: todo un espejo donde mirarte.

El psiquiatra Enrique Rojas define la inteligencia como: «El arte de sacarle a la vida el máximo partido», entonces, ¿no deberíamos extraer el máximo jugo de los cinco sentidos? –en el caso de las mujeres, seis–. Curiosamente, «lo sensual» hace referencia a los sentidos, una cualidad que permite estimular la atracción, que incita a lo placentero, piénsalo ¿a quién te acercarías primero: a la persona con la que sabes que vas a disfrutar la experiencia o alguien cuya compañía es sinónimo de sentencia? Para responder no hace falta ser una eminencia... Durante mucho tiempo se ha establecido una frontera entre lo racional (la mente, la inteligencia, el sentido, el conocimiento) y lo pasional (lo sensual, la intuición, el corazón, la sensibilidad), cuando, realmente, son como un matrimonio, ¡el más enriquecedor de los binomios! En el momento en que te falta uno de ellos, sientes como insomnio porque para descansar, y lo que es más, para soñar, necesitas que lo racional y lo pasional en equipo puedan trabajar, piénsalo ¿qué le pasa a una mesa cuando le falta una pata? Que cojea, cada vez que tratas de poner algo encima, se tambalea y está claro que a una mesa coja nadie la jalea, pero si PAsión y TAlento se constituyen en asamblea, ¡tendrás la PATA maestra de tu existencia que te hará sobresalir aunque suba la marea!

La sensual-mente es divertida, atractiva a la par que ingeniosa e inteligente, cautiva desde tu equipo hasta al Presidente, y se erige en el intangible más valorado por los clientes (por lo que su presencia será recurrente y, por tanto, tu empresa estará más sonriente –pues los beneficios serán contundentes–). Estos son los dos principales ingredientes del éxito de la sensual-mente: la pasión de la razón y la razón de la pasión.

La pasión de la razón

La Sra. Razón es capaz de apasionarse (y apasionar) porque así es como más lejos va a llegar y tantos más seguidores cosechará. Si buscas en Google la palabra pasión se obtienen 128.000.000 de resultados frente a los 186.000.000 que encuentras buscando el concepto razón, la diferencia es nada menos que de 58.000.000, es decir, nos encontramos –a priori– en un MURO: un MUndo RObótico donde parece que nos empeñamos por primar lo lógico, lo racional, lo estandar, las normas... Si seguimos este camino, difícilmente llegaremos a destino porque ¿para qué sirven los muros? Para aislar, para cortar el paso, para estrellarse contra ellos... La realidad social, política y económica nos enseña que para progresar, para cambiar las cosas, la Sra. Razón (aislada en su MURO) resulta un poco sosa; la Sra. Razón es necesaria, pero para que resulte además efectiva tiene que ir de la mano de una nueva amiga: la pasión.

La razón de la pasión

La Srta. PASIÓN se define como un relajante PASeo por tu inspiracIÓN, a ella no le van los MUROs y, paradógicamente, a su lado te sentirás más seguro. La Srta. Pasión tiene razón(es) para triunfar; si bien por edad, la Sra. Razón creía que nada se le podía enseñar, desde que son amigas, la Srta. Pasión ha transformado el Imperio racional (serio y cuadriculado) en la sensual-mente que al mundo ha cautivado. Ya lo decía Séneca: «El hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella», está claro que la Sra. Razón sola, no mola (y no sólo eso sino, como acabamos de ver, se quedaría a la cola de la inteligencia porque sin pasión... la vida queda sumida en la indiferencia y en la emocional indigencia), pero trabajando en equipo con la Srta. Pasión ¡se merecen una ola! porque la pasión hace que te muevas con fuerza, energía e ilusión, la pasión es la fabricante de experiencias y a mayores experiencias más se incrementa tu nivel de sapiencia, una sabiduría que marca la diferencia por su apellido: práctica (más dinámica que matemática).

¿Quieres llenar de sentido tu presente? No lo dudes, ¡ponte en modo sensual-mente!

https://mariagraciani.wordpress.com/


  • 1