jueves, 15 noviembre 2018
03:40
, última actualización
La Tostá

Sesenta años con Paco Cepero

06 nov 2018 / 08:04 h - Actualizado: 06 nov 2018 / 08:39 h.

Jerez de la Frontera ha celebrado los sesenta años de Paco Cepero como artista de la guitarra y lo ha hecho como se hacen las cosas en aquella tierra, por todo lo alto. No era para menos, porque no hay muchas ciudades que puedan presumir de tener a una figura del flamenco como este genio, que ha acompañado a todas las grandes lumbreras de las últimas seis décadas y ha compuesto canciones para artistas tan universales. Y lo mejor es que este reconocimiento se lo han dado en vida, en forma y tocando aún como Dios, algo raro en una tierra, y no me refiero necesariamente a Jerez, sino a Andalucía entera, donde solo reconocen tu trabajo cuando estás tieso o con un metro de tierra encima. A no ser que seas simpatizante del partido que gobierne.

Me emociono cuando veo esos vídeos de Paco Cepero, con poco más de veinte años, acompañando a Camarón de la Isla. ¡Cómo cantaba el genio con el guitarrista jerezano! Mejor que con Paco de Lucía, porque era un Camarón más natural y mucho más flamenco. Más salvaje, vaya. Cepero era entonces, en el inicio de los setenta, un guitarrista sobrenatural, antes de dar el cambio que suelen dar todos los guitarristas flamencos una vez que han mostrado sus credenciales. Un prodigio de la técnica, pero con alma y una velocidad que ni la de Ángel Nieto. Pellizco y duende, una explosiva combinación que lo situó muy pronto entre los más grandes del toque flamenco.

Si en este país se valorara un poco más la música de la tierra, esto es, el flamenco, Cepero estaría todos los días fuera de su casa, tocando o hablando de lo que tanto sabe, de flamenco, en todas las universidades. Porque si tocando es un genio, hablando es casi tan bueno como tocando. Tiene un problema: que no tiene pelos en la lengua y en nuestro país estamos teniendo problemas con las lenguas pelonas. O sea, con la libertad de expresión.


  • 1