sábado, 22 septiembre 2018
14:31
, última actualización
'El Descuento'

Solo el Leganés

El empate ante el Getafe y la bochornosa imagen de Ipurua deben quedar en un cajón este miércoles. No hay nada más importante que una final

04 feb 2018 / 23:00 h - Actualizado: 04 feb 2018 / 23:00 h.
  • Solo el Leganés

Tras el enésimo ridículo en la Liga, en este caso ante el Eibar y con goleada incluida, el Sevilla y el sevillismo deben pasar página de inmediato si de verdad quieren estar en otra final de Copa del Rey. «No hay excusas», dijo Nico Pareja al término de la sonrojaste derrota en Ipurua cuando fue cuestionado sobre el resultado de este partido y si ello influiría en la vuelta de semifinales ante el Leganés. No se equivocaba el capitán que, por cierto, fue uno de los que quedó señalado tras el duelo ante el Eibar. Y es que realmente ya no queda ninguna. No pasar a la final de Copa sería tirar por la borda una oportunidad de oro. La temporada no está siendo buena y aun así tiene el Sevilla ante sí la posibilidad de jugar otra final. Qué suerte tienen, pensará alguno. La misma que Valencia, Barcelona o Leganés. Para llegar aquí hay que dejar mucho en el camino. Y si no, que le pregunten a Zidane...

La oportunidad es única y el momento, clave. El equipo arroja sensaciones muy negativas y a poco que Montella rota su once tipo se evidencian las costuras de una planificación que, por mucho que Arias se empeñe en defender, tuvo que reforzarse con cuatro fichajes en el mercado invernal, además de cambiar al entrenador. Todo, absolutamente todo, quedará en una anécdota este mismo miércoles si los de Nervión logran el pase a la final. No hay nada más importante que la posibilidad de lograr otro título y el sevillismo lo sabe. Seguro que dentro del vestuario también son conscientes de lo mucho que se juegan. No se puede fallar y mucho menos bajar los brazos. La estadísticas están a favor de los sevillistas, que solo en una de nueve ocasiones quedaron eliminados tras un resultado como este en la ida. La lógica también dice que el Sevilla debería pasar. Jugar en su estadio y ante su afición le dan un plus. Pero no debemos olvidar que un gol de los pepineros arruinaría cualquier opción si el Sevilla no marca dos como mínimo. Urge encontrar al Sevilla de las grandes noches. El mismo que este año levantó el partido ante el Liverpool o puso contra las cuerdas al Atlético. Ese que nunca se rinde. El mismo que ha puesto el nombre de esta entidad en lo más alto de Europa o el «más ambicioso de los últimos años», según palabras de su propio presidente. Ha llegado la hora de la verdad, de decir aquí estoy yo, de no fallar, pero sobre todo, de zanjar todo lo malo que ha dado una temporada que tiene este miércoles dos posibilidades: pasar a la historia como una de las peores en la última década o, por el contrario, volver a enmarcarse entre las mejores con la disputa de otro título. En sus manos está, no fallen.


  • 1