martes, 22 agosto 2017
05:02
, última actualización

Suspensos en Historia de España

16 jul 2017 / 20:12 h - Actualizado: 16 jul 2017 / 20:14 h.

Cuántas veces he escuchado en mis clases eso de «y la historia para qué sirve». Lo grave no es que mis alumnos, ciudadanos en formación, se planteen esa cuestión; lo grave es que un breve análisis de nuestro sistema educativo nos llevaría a la conclusión de que incluso las autoridades educativas tienen un cierto poso de ese planteamiento. La gran mayoría de la población desconoce que en todo el sistema educativo obligatorio no existe la asignatura de Historia de España, que sólo aquel alumnado que curse segundo de Bachillerato estudiará esa asignatura. Ello quiere decir que desde principio de los años noventa más del 50 por ciento de nuestros estudiantes de la Historia de España son unos auténticos analfabetos, que desconocen cómo y por qué hemos llegado hasta la conformación de este territorio llamado España.

Catalanes y vascos hacen de su historia un elemento identitario, de concienciación y explicación de su realidad, de su razón de ser, y no tengo que decir que el énfasis se pone en las diferencias y en el factor opresor de España. Con esos mimbres se han ido creando gran parte de las conciencias de esos territorios.

Simplifico la importancia de la historia como resorte de la sociedad, como elemento de solución a un grave problema que tiene España, que no es otro que el uso del concepto nación como un pueblo que miente colectivamente sobre su historia. Quizás España ni sea lo que hoy dice la derecha española, ni sea lo que dicen los independentistas catalanes, pero es curioso que ante la bronca en Cataluña nadie dé una explicación histórica.


  • 1