martes, 25 junio 2019
23:01
, última actualización

TRÁ-FI-CO: TRAnsferencia FIable de COnocimiento

María Graciani m_graciani /
03 feb 2019 / 07:37 h - Actualizado: 01 feb 2019 / 16:42 h.
  • TRÁ-FI-CO: TRAnsferencia FIable de COnocimiento

No, esto no va de atascos ni del estrés que genera pasarse horas en el coche, se trata de otro tipo de "TRÁ-FI-CO" más humano. Normalmente, cuando alguien dice "hay tráfico" tiene una connotación negativa, probablemente quiere indicarte que no tires por ahí porque no vas a poder pasar debido al tapón de coches; sin embargo, decir que existe el TRÁ-FI-CO es una magnífica noticia porque nos referimos a que hay una TRAnsferencia FIable de COnocimiento.

De persona a persona

En su sentido original, el tráfico evoca al movimiento y para que el conocimiento sea conocimiento de verdad, tiene que ser dinámico, tiene que "moverse", ponerse en marcha, ser revisado, mejorado, redescubierto, compartido... De persona a persona. Me explico. Estamos acostumbrados a los "almacenes de información": San Google, smartphones, tablets etc y todo eso está genial a la hora de recordar datos concretos, es decir, que América se descubrió el 12 de Octubre de 1492, perfecto, la máquina ha cumplido su función y nos ha dado una información que queríamos saber, pero esto no es conocimiento. Para descubrir tus propias Américas hoy, necesitas de otras personas. Volviendo al ejemplo anterior, si le pides a un historiador experto que te hable sobre el descubrimiento de América, seguro que te contará cosas que no están en los libros y ni siquiera Siri sabe, porque el historiador, apasionado por su trabajo, te puede descubrir anécdotas, te transmitirá sus emociones, te generará nuevas cuestiones, podréis establecer un diálogo... ¡Ahí ya hay TRÁ-FI-CO! porque la TRAnsferencia FIable de COnocimiento aparece en el momento en que existe una interacción interhumana, es decir, de persona a persona.

De gusano a mariposa...

Así llegamos al genial momento en que entra en juego un magnífico intangible que lo cambia todo: la humanidad. Los valores, las experiencias, el criterio de cada uno envuelven al gusano de la información y lo convierten en la mariposa del conocimiento gracias a las alas de la subjetividad humana. Un ordenador puede darnos millones de gusanos pero nunca producirá una mariposa... Piénsalo, entre gusanos de la información se puede sobrevivir, vas de dato en dato, ¡pero ni se te ocurra tener la curiosidad del gato! La "sociedad del gusano" es más conformista y por ende, más manipulable, no se plantea el "ir más allá", piensa que el dato estático es suficiente y así pasa su existencia pegada al suelo porque para subir hace falta inquietud, curiosidad, imaginación, movimiento... ¡Exacto, TRÁ-FI-CO! Así es como se construye el inmortal conocimiento.

El Talmud nos ofrece un sabio consejo: "Quien no añade nada a sus conocimientos, los disminuye", esto es lo que pasa cuando la conexión humana no fluye: la sabiduría huye... Ésta es la gran flaqueza de la cómoda "sociedad del gusano": se acostumbra a "no sumar" y cree que ese "no sumar" equivale a mantener, cuando en realidad es sinónimo de restar. Por otro lado, la "sociedad de la mariposa" consigue volar alto y ser vistosa porque dejan las puertas abiertas a las preguntas, al ingenio, a la curiosidad, a la creación, a la innovación, a la superación... Formar parte de la "sociedad de la mariposa" es sinónimo de evolución, de libertad y de autenticidad, pues no hay nada tan genuino como el compartir experiencias entre nosotros, ésta es la vía para convertirnos en los legítimos dueños de nuestros destinos... ¡Que vueles bien!

María Graciani

https://mariagraciani.wordpress.com/


  • 1