domingo, 16 junio 2019
22:32
, última actualización

Un hombre extraordinario

23 dic 2017 / 17:39 h - Actualizado: 23 dic 2017 / 17:39 h.

Soy de los que piensan que cuando se hace bien un trabajo, es justo que se reconozca. No vale eso de «es tu obligación». Vivimos en una sociedad en la que al más mínimo atisbo de errar, algunos te golpean con todo lo que pueden, más aún si las redes sociales están a su alcance. Por ello, me alegro de que al doctor José Pérez Bernal le hayan dedicado una calle en el nomenclátor de Sevilla. Creo que estos reconocimientos tienen que llegar en vida porque, sin duda, es un revulsivo para continuar una tarea que está salvando a muchas personas. Pepe es un médico afable, humilde hasta no poder más y de una bondad que lo hace extraordinario. Ha participado en 625 donaciones, convenciendo a las familias en momentos delicados de que donen los órganos de su ser querido. Evidentemente, hay más médicos como Pepe que salvan vidas. Pero este, un gran hombre de fe, decidió dar un paso más hace unos años y llamar a las puertas de las hermandades. Conocedor de estas, sabía de su fuerza en la sociedad y tenía que aprovecharlo. Y pidió pero, como siempre, para los demás, nunca para él. En unos tiempos en los que hablar de donar órganos resultaba un tema tabú, consiguió que estas se implicasen hasta límites insospechados. Por eso, no es casual que en la inauguración de su calle estuviesen el hermano mayor de la Macarena y el alcalde de los Negritos. Era el día de Pepe, pero él quiso compartir esta alegría con las hermandades de Sevilla. Gracias por todo Pepe. ~


  • 1