domingo, 23 junio 2019
05:13
, última actualización

Una calle para los fieles

30 dic 2017 / 09:23 h - Actualizado: 30 dic 2017 / 09:24 h.

Una propuesta al Pleno municipal del Ayuntamiento, en la que se proponía rotular una calle con el nombre de Virgen del Silencio ha hecho que más de uno se pregunte de dónde procede esta imagen y si es la Titular de alguna cofradía sevillana. La talla es de Juan Manuel Montaño, se encuentra en una capilla del barrio de Torreblanca y es venerada por la Asociación de Fieles de San Francisco Javier, fundada en 2012. Para mí lo realmente interesante de este tema no es sólo dotar a esta vía –donde se ubica la sede de la Asociación– de un nuevo nombre de Virgen, eliminando del callejero la palabra Brunete, su actual denominación, que nos retrotrae a un episodio digno de olvidar de la dichosa Guerra Civil española. Lo hermoso de este asunto es que un grupo de personas ha sido reconocido por la labor callada que hacen, día a día, en un barrio con grandes necesidades como Torreblanca; por el esfuerzo desinteresado que realizan atendiendo a chavales de un colegio a los que dotan de material escolar, por la organización de ensayos de costaleros con el lema «Échanos kilos» o por la recogida de juguetes para los más pequeños. A muchos les fastidiará que la calle lleve el nombre de una devoción mariana, ahora que tanto gusta cuestionarla, o que se ponga en valor el extraordinario trabajo de estas personas religiosas. Pero qué quiere que les diga. Ellos son lo que son, y orgullosos deben sentirse; y hacen lo que hacen, y muy orgullosos de ellos debemos sentirnos nosotros.


  • 1