martes, 18 septiembre 2018
23:26
, última actualización

Una nueva seguridad vial

25 jul 2018 / 22:50 h - Actualizado: 26 jul 2018 / 10:36 h.

El 12 de mayo ha entrado en vigor una nueva orden para conductores que regula los requisitos de actitud psicofísica para aquellos que quieran obtener o renovar el permiso de conducir. Y está dirigida especialmente a aquellos conductores que padecen enfermedades cardiovasculares o diabetes, así como a los que sufren otros trastornos hematológicos y oncológicos.

Para entender el alcance de la normativa hemos de tener en cuenta que en España, de cardiología se encuentran afectados alrededor de 50.000 pacientes, 32.000 de hematología y 109.000 de diabetes, según las estadísticas. Las principales novedades que marca ahora la ley es que los pacientes que se valoran requieren un informe individual emitido por un cardiólogo, y los tiempos de revisión y renovación se modifican para cada enfermedad. Cuando concurran varios problemas, la nueva orden establece que debe prevalecer la norma más restrictiva.

Los criterios nuevos marcan también que los trastornos del ritmo se atenderán ahora por separado. Y patologías como las taquicardias, supraventriculares, arritmias ventriculares, o síndrome de Brugada se considerará una historia de síncope y se tendrán en cuenta la presencia de síntomas limitantes, así como cada tratamiento.

La orden permite la conducción de un turismo con informe favorable del cardiólogo, pero no por los informes de profesionales privados. En la patología valvular y en la angina estable no se podrá conducir. En el trasplante cardíaco no se permite la conducción de profesionales. Y en otras cardiopatías y miocardiopatías se requiere un informe favorable del cardiólogo. El síncope exige ahora seis meses sin recurrencia para conducir turismos, mientras a los profesionales no les está permitido conducir con síncope reflejo recurrente. Junto a todos estos matices hemos de tener en cuenta que esta normativa busca la seguridad para el conductor, los peatones y sus familiares. Con este fin, y no con otro, nos marcan cuándo y cómo podemos coger el coche. Tengámoslo en cuenta por el bien de todos.


  • 1