sábado, 17 noviembre 2018
15:18
, última actualización

Víctima del escarnio

29 abr 2018 / 20:53 h - Actualizado: 29 abr 2018 / 20:53 h.

Dentro de poco nadie se acordará de ti, salvo cuando se cumpla el aniversario de ciertos acontecimientos. Tranquila; tampoco nadie se acuerda del nombre de la mayoría de los ministros que han pasado por los diferentes gobiernos de nuestra democracia, con lo goloso que parecen esos cargos a la hora de construir el disfraz de la egolatría. Claro, que esa mayoría desconoce también el nombre de los ministros actuales, de los presidentes de autonomía y alcaldes. Se ve que el prurito del cargo público no es para tanto. Y es para nada cuando el final de un ciclo, la destitución o cualquier otra circunstancia os obliga a devolver la cartera, el despacho, el coche oficial, la secretaria y el sueldo.

Aunque las noticias llegan y se van a la velocidad de la luz, nunca te librarás de la vergüenza provocada por un escarnio vengativo y repugnante. Una vez desaparecida del teatro público, borraremos de la memoria tu rostro, tu voz, pero nos acostumbraremos a usar tu apellido como metonimia del hurto o del máster, de igual modo que identificamos un Hannover como la falta de educación de quien disfruta de un banquete nupcial sin haber pasado por la iglesia o el juzgado.

Llegaste a las alturas siendo un juguete roto, disimulado por alguna operación de estética (es lo que dice el recorrido de los años a través de tus fotografías de carné). Sin equilibrio psíquico, aceptaste la escena gansteril de esa política que controlan grandes empresarios de los más variados ramos, que guarda dosieres con fotografías y vídeos, por la que navegan fajos de billetes, prostitutas, viajes, casas en primera línea de mar, historias médicas y hasta cadáveres en el maletero. Ellos y tus compañeros de partido te han desmigado ante las cámaras. Por eso, aunque nunca me gustaste, Cifuentes, te ofrezco mi compasión y, si me apuran, mi amistad.


  • 1