sábado, 10 diciembre 2016
14:00
, última actualización
Iba por Canalejas

‘We are the champions’

01 dic 2016 / 22:17 h.

Normalmente el fútbol está para quedarse en casa. Peleas de bestias incontroladas impiden disfrutar a la gente de bien del espectáculo. Pero de vez en cuando, el fútbol nos regala momentos preciosos. La tragedia del Chapecoense ha provocado algunos momentos de tremenda solidaridad. Su rival, el Atlético Nacional de Medellín ha pedido que se conceda el título de Campeón de la Copa Sudamericana al Chapecoense. Como suele suceder, los organismos deportivos se cargan la solidaridad y la CONMEBOL (el equivalente a la UEFA en Sudamérica) dice que no han tenido tiempo de estudiar la propuesta. Es que no hace falta ni estudiarla, amigos. Sea como sea, los colombianos tienen su mano cumplir ese deseo. Propongo algo así. Chapecoense hace un equipo de viejas glorias, o de simples aficionados del club. Se disputa el partido de ida. Saque de centro y balón para los brasileños, que marcan sin oposición, y todos los jugadores se abrazan durante 90 minutos. Y en la vuelta igual. Resultado: Campeón el Chapecoense. Pero si la CONMEBOL tuviera un mínimo de dignidad, otorgaría dos títulos de Campeón Ex Aequo. Chapecoense lo merece por haberse dejado la vida en el envite y Atlético Nacional por su tremendo corazón. Bill Shankly, exentrenador del Liverpool dijo: «El fútbol no es cuestión de vida o muerte. Es mucho más que eso». Tenía razón. El fútbol es amistad, valores, solidaridad y empatía. Y aunque estén tan ocultas hay veces que, en mitad de la desgracia, afloran, para bien del balón. DEP.


  • 1
    Untitled Document
    El Correo de Andalucía
    El Correo de Andalucía El Correo de Andalucía
    El Correo de Andalucía
  • 1