miércoles, 17 octubre 2018
09:30
, última actualización
La Tostá

Y Rafa Nadal se arremangó

11 oct 2018 / 08:11 h - Actualizado: 11 oct 2018 / 08:12 h.

TAGS:

Ser un deportista de élite reconocido en todo el mundo es algo muy importante. Rafa Nadal es el mejor tenista español de todos los tiempos y uno de los mejores de la historia a nivel mundial. También es un ser humano de una calidad excelente, una persona generosa y cercana al pueblo. Ha sido impresionante verlo achicando aguas en un garaje tras las inundaciones de Sant Llorenc de Cardassar (Mallorca), de una violencia brutal. No debería asombrarnos algo así, pero lo cierto es que era una escena impactante ver al número uno del tenis mundial con botas de agua y la ropa llena de barro por ayudar a esa pobre gente. Luego llegó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su clásico traje azul marino, aunque sin corbata y con botas militares, por lo que fue recriminado en las redes sociales. ¿Qué le hubieran dicho si aparece en ropa de faena y se hubiese puesto a limpiar viviendas? De todo, claro, sobre todo porque ya lo había hecho Nadal y la cosa hubiera cantado. Haber estado es ya un gesto por parte del político socialista. El presidente de un país no puede hacer lo que quiera o desee en cada momento, porque el protocolo le exige comportarse y actuar de una determinada manera. También estuvo Pablo Casado, el presidente del PP, sin traje ni corbata, digamos que más acorde con la situación por la tremenda torrentada, que el maniquí Sánchez. Personalmente prefiero a los políticos campechanos, cercanos al pueblo y alejados de tanto protocolo. No un Revilla, que el cántabro se pasa tres pueblos con las anchoas y tanta demagogia, pero sí dirigentes que se echen a la calle para estar junto a los ciudadanos, sobre todo en momentos tan dramáticos como este de Mallorca, que nos ha conmovido a todos.


  • 1