viernes, 18 agosto 2017
20:48
, última actualización

Compra y venta de viviendas

03 ene 2017 / 08:31 h - Actualizado: 03 ene 2017 / 08:32 h.
  • Compra y venta de viviendas

Después de haber vivido una crisis económica de gran magnitud; cuando la burbuja inmobiliaria ha pasado a ser parte de la historia reciente aunque historia al fin y al cabo; los sevillanos tienen que realizar un esfuerzo menor para pagar sus viviendas.

Por un lado, los tipos de interés no tienen nada que ver con los que se manejaban entre los años 2000 y 2007. La carga era especialmente importante y la reducción de esos tipos de interés hizo que un buen número de familias pudiera conservar sus viviendas. No todos, puesto que hubo miles de familias que, sencillamente, no pudieron seguir pagando los recibos mensuales y, además, se encontraron con un inmueble que había perdido buena parte de su valor.

Ahora, las cosas son de otra forma. Los sevillanos destinan, de media, el 17,1 por ciento de sus ingresos a pagar el crédito hipotecario. Esto supone que son necesarios casi seis años y medio de sueldo para cubrir la deuda. Nada que ver con los más de ocho años que se necesitaban el año 2007.

Esta es una buena noticia puesto que todo hace suponer que, de momento, ser propietario de un inmueble no seguirá siendo una pesadilla para muchos de los compradores que realizaron operaciones de compra cuando el valor de los pisos estaba absolutamente disparado.

En cuanto a las nuevas operaciones de compra venta, destaca un dato que ofrece el índice IMIE Mercados Locales de Tinsa: en las grandes ciudades, el tiempo medio de venta de una vivienda está ligeramente por encima de los cuatro meses. En Sevilla capital se alcanza una media de ocho meses y medio aproximadamente; y en el resto de la provincia se llega a los nueve meses y medio.

Por tanto, parece que todo tiende a normalizarse dentro del mercado de compra venta de las viviendas. Y este es un dato que indica que la recuperación se va asentando, que la confianza del consumidor es mayor.

En España el mercado inmobiliario siempre fue un referente en el que los analistas centraban su atención para determinar el estado de la salud de la economía nacional. Nunca ha dejado de ser así. Y ahora los datos parecen ser el correlato perfecto con el análisis que se hace, al menos a corto plazo, de la situación económica general.

En cualquier caso, un respiro para el consumidor es muy importante puesto que el gasto en otros ámbitos crece y facilita la recuperación de un pulso que parecía perdido para siempre y que, sin embargo, vuelve a dibujarse con trazo mucho más fino.

El enorme problema que se generó con la famosísima y letal burbuja inmobiliaria parece retroceder y, afortunadamente, los problemas de pago para las familias andaluzas son menores.

La crisis parece haber pasado de largo. Este año que comienza será fundamental para que esta tendencia tome carácter definitivo y permita que el tejido económico vaya tiñéndose de tranquilidad. Esperemos que así sea.


  • 1